La violencia, la inseguridad y la impunidad casi le cuestan la vida a la familia de Mirta Moreyra, una dirigente de Vamos Chaco que el sábado a la madrugada experimentó el terror. Desconocidos efectuaron al menos diez disparos de armas de fuego contra su domicilio, en la zona de Villa Barberán-San Pablo.

Aproximadamente a las 2, los maleantes prácticamente acribillaron la vivienda de la mujer y dos de esos disparos impactaron contra la ventana del dormitorio de la damnificada, mientras que un tercero dio contra el portón.

Tras ese difícil momento, acudieron efectivos policiales de la Comisaría Cuarta y también personal del Departamento Investigaciones Complejas que constataron la presencia de 10 vainas servidas en  el exterior de la casa.

Sobre este episodio que puso en riesgo su vida, Moreyra manifestó su “indignación y temor por cómo estamos viviendo. La violencia no tiene límites y me pasa esto a poco tiempo de las elecciones primarias. No tengo certeza de quien pueda ser, pero no le encuentro otra razón que no sea política para que se ensañen tanto conmigo”, concluyó la dirigente. 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »