El ministro no ve contradicción en ser querellado por el Estado y permanecer el cargo. Valeria Corbacho, la abogada que se movilizaba en vehículos oficiales y ya representa a otro funcionario detenido, asumirá su defensa.

El ministro Echezarreta contrató tres renombrados abogados para defenderse de las acusaciones del fiscal Sabadini.

La noche del miércoles, en el estudio particular del abogado José Sánchez, subsecretario de Justicia de la Provincia, se reunieron el ministro de Infraestructura: Fabián Echezarreta y la abogada Valeria Corbacho para preparar su defensa en la causa Lavado 1, en la que fue imputado y pesa sobre él un pedido de desafuero y detención. También participó el ministro de Gobierno: Martín Nievas.

Las circunstancias y el escenario de la reunión, de la que también participó el ministro de Gobierno: Martín Nievas, ponen en evidencia una flagrante contradicción: Corbacho representa a otros de los imputados por la Justicia Federal en la causa Lavado 1: el exsubsecretario de Políticas Comunicacionales: Paulo Buttice, detenido por la Justicia provincial que investiga los delitos precedentes.

La Provincia se constituyó en querellante contra Butticé y todos los funcionarios implicados en la causa por entender que afectaron los intereses del Estado y, además del fiscal de Estado, el gobernador Domingo Peppo designó al abogado Marco Molero como representante.

Este jueves, tras ventilarse la reunión con Corbacho, el ministro Echezarreta reconoció que el viernes, cuando se enteró del primer pedido de detención hecho por el fiscal Patricio Sabadini, que fue rechazado por Niremperger, ya se reunió con “un grupo de abogados, entre los que estaba la doctora Corbacho”.

Además, confirmó que también integrarán su equipo de defensores los abogados correntinos Armando Aquino Britos y Jorge Bompadre.

La imputación pone a Echezarreta contra el Gobierno provincial, junto con Horacio Rey, Roberto Lugo, Butticé, Ismael Fernández y el resto de los investigados por corrupción.

Sin embargo, él reiteró su decisión de no renunciar y el mismo Gobernador lo ratificó en el cargo y defendió la “transparencia” en la contratación y adjudicación de obras públicas a empresas, rechazando todas las sospechas de desvío de fondos.

Así, el ministro será por un lado acusado de lavado y por el otro forma parte de la querella contra los funcionarios imputados, incluído él. Y el Estado juega también un doble e incoherente rol: acusar y defender a Echezarreta. También Valeria Corbacho se verá de un lado y del otro como abogada de Buttice y Echezarreta.

Paralelamente, la Cámara de Diputados de la Provincia debe tratar el pedido de desafuero del ministro amparado por el Gobernador, mientras espera la respuesta a un pedido de informe del bloque Cambiemos, que quiere saber por qué Corbacho se movilizaba en vehículos oficiales cuando se supone que no tiene ninguna relación con el Estado.

 

Fuente: hdpnoticias.com.ar

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »