La silla de ruedas fue gestionada a través del IPRODICH, mediante la Secretaría de Desarrollo Social, a cargo de Laura García Niz. El beneficiario es un niño de 4 años con síndrome genético.

El Secretario de Gobierno, Boris Baluk, recibió en Intendencia a Carina Vargas, madre del niño quien mencionó “nuestro hijo se llama Mateo Miguel, tiene 4 años y tiene un síndrome genético por el que no puede caminar ni hablar. Necesitaba una silla de ruedas que hace tiempo veníamos pidiendo a la gente y por medio de una persona nos llamaron del municipio y nos dijeron que habían conseguido una silla. La verdad es algo que necesitábamos para la movilidad de mi hijo porque él es pesado y alto, la silla nos favorece mucho en ese sentido”.

Más adelante, la madre del niño agregó “Mateo no tiene obra social, yo tramité en 2015 y le dieron de baja, entró en archivo su carpeta porque tenemos un auto, pero el auto nosotros lo compramos antes de que él naciera, entonces nos dijeron que por ese motivo no nos correspondía. Yo hice el reclamo, volví a hacer nuevamente los papeles de la pensión y estamos esperando un año mínimo. Otra ayuda no tiene, porque no tiene obra social, mi marido trabaja en albañilería, Mateo necesita otra ayuda para seguir su tratamiento en el Hospital Garrahan, su síndrome sigue en estudio porque no sabemos todavía que es lo que tiene”.

Por último, Carina Vargas, señaló “el auto es un medio de transporte necesario para nosotros porque nuestro hijo tiene ataques epilépticos y también lo usamos para poder trasladarlo a la escuela y llevarlo a todos lados. Es realmente necesario porque él no sabe sostenerse como cualquier chico, no se lo puede trasladar en una moto, más que un lujo es una necesidad”.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »