19-10-2012 - Anoche el mismo delincuente que hace un mes robo a mano armada farmacia Jaciuk (ubicada por Maipú), volvió al mismo comercio para repetir el hecho. Desde aquella vez, la farmacéutica, por temor tomo medidas de seguridad. Atiende con la puerta llaveada, como en el Gran Buenos Aires y solo por eso se salvó. Los teléfonos de la policía no funcionan bien y aunque se sabe quién es el ladrón, las leyes indican que solo “se lo puede detener si lo agarran in fraganti, o sea cometiendo el hecho”.

El delincuente volvió a la escena del crimen, una vez más quiso asaltar la misma farmacia, con la misma pistola. Esta vez, la farmacéutica tenía la puerta llaveada. Se salvó, pero los nervios y la indignación la atormentan. “La policía sabe quién es, me lo describieron, hasta saben cómo camina” se quejó.

A un mes del robo que sufriera Farmacia Jaciuk ubicada por Maipú entre Belgrano y Rivadavia, el mismo delincuente –de no más de 30 años- volvió al mismo local a intentar repetir el hecho, otra vez armado.  La indignación de la farmacéutica no se necesita describir.

El delincuente anda piola por Villa Ángela, armado. Según relata la propietaria de la farmacia, la policía conoce al sujeto, “está identificado, si hasta me describieron como camina” dijo asombrada.

Hay una clara premisa que dice: “Nadie es culpable, hasta que se demuestre lo contrario”. Es la palabra de la víctima contra la del “supuesto” delincuente, así lo indican las leyes. ¿Quiénes tienen más derechos y están más protegidos?

Ante esta situación, el panorama es complicado, porque al parecer los teléfonos de la policía tampoco funcionan como corresponde. La propietaria del negocio no quiere dar notas, siente temor, abre grande sus ojos cuando ingresa alguien a la farmacia, desconfía y con fundamentos, porque anoche una vez más el mismo delincuente que la robo hace un mes a mano armada, volvió.

Foto: Radio 21

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »