Si bien la lluvia y lloviznas suman un escaso milimetraje, alrededor de 10 milímetros, de igual manera interrumpen la mala cosecha de algodón que se presenta y que este año nuevamente va a dejar en situación complicada a los productores debido al fuerte ataque del picudo.

Una vez más los hombres de campo ven frustradas sus aspiraciones y la esperanza que centraban en la campaña algodonera 2014/2015, teniendo en cuenta que este año la invasión de esta plaga ha hecho estragos. Muchos agricultores todavía no salen de su asombro, porque pese a que hicieron entre seis, siete y hasta diez fumigaciones en sus cultivos, algunos no lograron controlar el picudo y las pérdidas son inevitables.

Los bajos precios también conspiran contra el productor, teniéndose en cuenta de que los gastos fueron múltiples con altos valores de insumos, combustibles y repuestos valuados en precio dólar que no es el oficial, lo que aumentó los costos de producción que hoy no se recuperan. Y lo lamentable es que esto se suma a los bajos rendimientos y calidad, que en muchos casos no alcanza ni siquiera para levantar la producción por el costo de la máquina cosechadora y en esto ya no se puede hablar de falta de rentabilidad sino de pérdidas que van a incidir en el futuro.

Esto sin dudas significa complicaciones para los productores y todos los que están ligados a la producción algodonera, ya que la entrada de dinero para el productor que tiene que hacer frente a sus obligaciones no será la esperada, pero no solo los colonos sufrirán las consecuencias de esta situación ya que muchos sectores de la comunidad también dependen de esto, teniendo en cuenta el movimiento que genera el algodón, llámese mano de obra en carga y descarga o fletes, como también en la parte industrial ligada al agro, el comercio y los servicios, entre otros.

Es decir que una vez más, el fracaso de la campaña algodonera, que es uno de los principales cultivos de la región, seguramente se va a sentir y volverá a crear incertidumbre en el sentido de cómo los chacareros van a continuar trabajando sus campos, muchos dicen que si no reciben ayuda no podrán seguir manteniendo sus familias con esta actividad, lo que marca un panorama muy difícil para la producción.

Fuente: Diario Norte

Compartir

Comentarios

anónimo

Creo que más daño hacen los picudos de traje y corbata, porque no hay con que combatirlos; en cambio para el bicho hay insecticidas.

Responder a este comentario
Escribir un comentario »