A muy pocos días de iniciado el gobierno de Mauricio Macri, nadie puede dudar sobre cuál es el proyecto.

En el edulcorado discurso del proceso electoral puede haber pasado desapercibido para millones de compatriotas. Pero la realidad hoy es que se encuentra en ejecución una brutal concentración y transferencia de recursos de los sectores populares hacia los grupos económicos concentrados, una gran parte extranjeros. Con desprecio al Congreso de la Nación,  se han tomado decisiones profundas que ameritan amplios debates y reformas institucionales y legales. Eliminación de retenciones a las exportaciones, salvaje devaluación, despidos masivos en el Estado, designación de 2 jueces por decreto debiendo luego retroceder y aceptar el procedimiento constitucional, rebalancear los recursos coparticipables concentrándolos, represión y mayor autonomía a las fuerzas policiales, el freno a las obras públicas de todo el país, techos a las negociaciones colectivas, la desaparición del AFSCA y AFTIC y liberalización a la concentración mediática, diferir la aplicación del código procesal penal, transferir a la CSJN las escuchas telefónicas, tarifazos brutales, el posicionamiento en el MERCOSUR que valió una vergonzosa exposición presidencial, la liberalización del Comercio Exterior y proyección a la vuelta del ALCA vía la Alianza del Pacífico e incluso algunos aspectos de la Ley de Ministerios deben tramitarse por el Congreso y con participación política y social. La detención de Milagro Sala y un “protocolo” para reprimir la protesta social cierran la línea antipopular y persecutoria al pueblo. Los partidos políticos populares y las organizaciones sindicales y sociales no podemos permanecer inmóviles a la retrógrada acción del gobierno de Mauricio Macri que, incluso, incumple burdamente sus promesas electorales como la teórica pobreza 0. Debemos ser protagonistas de un proceso que defienda las herramientas y logros conseguidos y profundicemos un proyecto nacional con vistas a una distribución equitativa del ingreso, defender la pequeña  y mediana empresa nacional y el trabajo, revalorizar la negociación colectiva libre, reforme el sistema tributario en forma progresiva, garantice un Estado activo que defienda los sectores populares y profundice la reforma educativa a favor del sistema público estatal.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »