Alrededor de las 14 horas de este jueves, un grupo de chicos se acercó una vez más a la represa privada, ubicada sobre Av. San Martín y Ruta 95, y se encontraron con un joven ahogado. Era Ezequiel Eliseo Taboada de 29 años. En el lugar se encontraron prendas de vestir y calzados de otra persona, pero la policía no pudo encontrarlo en ese momento, motivo por el cual volvió en horas de la noche y logro dar con Aldo Sebastián Taboada, de 29 años, el segundo infortunado.

La represa en cuestión está ubicada en la parte posterior de la Planta de Verificación Técnica de Villa Ángela, sobre Ruta 95 y Av. San Martín. Según el relato de los vecinos de la zona, son innumerables los jóvenes que se bañan en el lugar.  Ezequiel Eliseo Taboada (29) y Aldo Sebastián Taboada (25), domiciliados en calle Monzón al 100 fueron encontraron ahogados en el lugar.

El hallazgo se dio cerca de las 14 de este cuando un grupo de jóvenes se disponía a ingresar a esta represa, que se encuentra detrás de la Planta de Verificación Técnica, y al asomarse vieron el cuerpo de un hombre flotando. Al constituirse el personal policial y de bomberos procedieron a retirarlo sin identificar hasta el momento la identidad de este hombre.

En la noche del jueves, la Policía recibió la denuncia de Juan Carlos Taguada (43), domiciliado en el Barrio Mocoví, quien notificaba a la autoridad su preocupación por no saber el paradero de sus dos sobrinos mayores de edad. Luego de la descripción, los uniformados les manifestaron el hallazgo de un cuerpo sin vida en la represa que está en la zona oeste de la ciudad por circunvalación.

Al exhibir pertenencias, como ropas, gorra, una bicicleta y una moto, el denunciante reconoció casi con certeza que podría tratarse de las pertenencias de sus sobrinos Ezequiel Eliseo Taboada (29) y Aldo Sebastián Taboada (25), domiciliados en calle Monzón al 100.

En el segundo operativo de búsqueda bajo el agua, dieron con el cuerpo de Aldo Sebastián Taboada (25), cerrando prácticamente este caso fatal que enluta a toda una familia, y un barrio. La represa en cuestión tiene varios carteles que advierten la peligrosidad de nadar en sus aguas.

Fuente: Gente de Pueblo 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »