El trabajo realizado por el Registro Centralizado de Adoptantes (RCA) adquirió mayor protagonismo en el marco del proceso de adopción y ello posibilitó una mayor intercomunicación con los juzgados. Esto fue posible por dos motivos: la adhesión, en 2011, al Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos conformando la red federal de Registros y los cambios introducidos por el nuevo código civil y comercial de la Nación y la ley provincial de proceso de adopción. Así continuó con la tendencia en alza trazada desde 2005, cuando apenas se habían informado al Registro dos adopciones plenas.

El informe especial publicado en el INFOJUS Nº 74 destaca también que en el Chaco hay 101 aspirantes inscriptos. Además de 43 casos de niños y niñas que aún esperan ser adoptados y de los cuales no se encuentran postulantes con la disponibilidad que necesitan. A esta situación debe sumársele el cuello de botella generado a raíz de los requisitos fijados en cuanto a cantidad de hermanos, edad y condiciones de salud.

Es así que mientras un tercio de los pretendientes aceptaría niños de hasta 3 años, apenas 7% lo haría con quienes tuviesen siete o más años de edad. En tanto que el 63% opta por aquellos sin problemas de salud y únicamente 2% no presentan objeciones al respecto.

Nueva funcionalidad

Al respecto Marta Colussi, secretaria de la sala civil, comercial y laboral del Superior Tribunal de Justicia (de la cual depende el RCA) explicó que desde 2011 a esta parte el registro “adquirió otra funcionalidad”.

El nuevo método de trabajo, que incluye un seguimiento pormenorizado de cada caso, permitió actualizar la base de datos y mejorar las estadísticas.

“No se separa un niño porque su familia es pobre”, enfatiza Colussi y agrega “sí se lo hace cuando se produce una ‘grave afectación’. Por ejemplo: en casos de violencia o situación de abandono y siempre como última alternativa”.

Las mejoras introducidas permitieron sincerar cuestiones vinculadas, por ejemplo, con el tiempo que debe esperar quien desea adoptar. Y también mirar “el otro lado de la moneda ¿Cuánto espera el niño?”, la lo que plantea la funcionaria.

Por otra parte, en la conformación de la base de datos de postulantes, se aprecia el impacto por los cambios introducidos por el nuevo  código al haberse incorporado al conviviente como inscripto. Antes podían adoptar dos personas sólo si estaban unidas en matrimonio. Hoy las personas en “unión convivencial”, aparecen inscriptos ambos. Actualmente hay registrados, como postulantes, 61 matrimonios y 17 uniones convivenciales.

Colussi describe como “cien por ciento positivo” el trabajo realizado a nivel nacional con la red, el cual permitió intercambiar experiencias con otros registros. A la vez que redundó en el crecimiento y fortalecimiento del RCA. “Entre todos los registros colaboramos para solucionar las necesidades que se presentan”, detalla.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »