El abogado de Rodrigo Silva, Alfredo Massi, se ha pronunciado, después de un largo tiempo. Busca a través del empleo de tecnicismos generar una imagen de seriedad e implacabilidad de su pensamiento en relación al pensamiento que lleva el curso de la investigación y a la posición de la querella. Como toda idea compleja puede explicarse con palabras sencillas lo que hizo con su retórica fue emular lo que el dictador Videla dijo públicamente en relación a los derechos humanos de los desaparecidos; “mientras esté desaparecido no puede tener ningún tratamiento especial, no tiene entidad, no está, ni muerto ni vivo” de esta manera para Massi Maira puede caer en todo tipo de hipótesis, trata, vacaciones, reclusión involuntaria, asesinato, femicidio o como él lo dijo “estar fuera del país” y como Maira no está, todas esas hipótesis son probables. Esto para Massi representa el camino fundamental que llevará a la liberación de su defendido.

Las pruebas y el cambio de carátula

Para Massi Rodrigo Silva tiene que estar libre porque Maira no está y no se sabe dónde está. Para Massi ninguna prueba será contundente hasta encontrar el cuerpo. Posición que lo vincula a la de Videla y que sostienen muchos miembros de los tribunales como lo demuestran las varias excarcelaciones del imputado en el caso de Erica Soriano. Un caso esclarecedor para entender hacia dónde se puede dirigir la causa de mi hija. En el caso de Erica el cuerpo nunca apareció y luego de seis años su pareja fue nuevamente detenida por femicidio. En los argumentos de la detención se puede observar que se toman en cuenta los hechos de violencia que dan sentido y coherencia a la desaparición de Erica. En el caso de Rodrigo Silva se pueden tomar sus antecedentes de abuso sexual y extorción hacia los testigos de ese caso. Esto es algo que se olvidó Massi de decir a los medios. Además de que Silva no puede dar explicaciones de su paradero, el día de la desaparición de mi hija, por el período de dos horas.

En el Diario Norte del 27/05/17 la fiscal Gisela Oñuk dio indicios de tener más pruebas esclarecedoras contra Silva que le permitan avanzar en una modificación de la carátula de privación ilegítima de la libertad. Se refirió a los mensajes de textos del detenido con su hermano. En estos mensajes se puede observar uno donde el hermano le hace saber sobre una causa anterior (una denuncia de abuso sexual) que tuvo y que seguramente esta causa también se iba a solucionar.

La complicidad de la familia no solo es evidente sino también sus estrategias para zafar, con la mano del Estado, de las causas que los comprometen.

 

La responsabilidad del Estado (todos los caminos apuntan al fiscal Sergio Ríos) 

 

La diferencia entre el contexto de Videla y el actual es la existencia de las garantías constitucionales del debido proceso. La otra diferencia es que en el ejercicio del terrorismo de Estado existió un plan sistemático para eliminar a personas mientras que en el Estado de derecho este plan está oculto bajo el velo del dinero como el que el ex juez Eduardo Costa de Villa Ángela le paga a Massi. Ese plan tiene como principal cómplice al Estado, por ejemplo: mi hija es una desaparecida más, lo he dicho reiteradas veces, no es la única, y como hay muchísimas en el Estado de derecho y este no hace nada o aparenta no hacerlo, entonces no se dice públicamente que es un plan sistemático sino que se hace referencia a la ausencia del Estado. Pero el Estado nunca puede estar ausente y es tangible en sus funcionarios y su fuerza pública, de esta manera tenemos cientos de desaparecidos en democracia, como el caso de Julio López o el recientemente descubierto Luciano Arruga, enterrado como NN luego de negarse a robar para la policía. Siempre existirá la presencia del Estado y lo que prima es el interés del negocio, el dinero, la guita que compra al Estado por sobre la búsqueda de la verdad. 

Massi arguye que la policía implantó pruebas y que los canes que comprometen a su defendido fueron manipulados. Si él es víctima qué me queda a mí que he denunciado infinidades de irregularidades como la no utilización del luminol, como la tardanza en la investigación, luego de las 48hs, como el destrato de los agentes de policía que me tomaron la denuncia, como la no correcta investigación del auto de Silva, que fue devuelto a los familiares inmediatamente después de su investigación sin avisar a la querella, como el cuchillo que fue entregado mucho tiempo después y que fue lavado con una sustancia abrasiva, como los cuarenta días que pasaron luego de llamar a declarar al ex juez Eduardo Costa, como los cinco meses que pasaron para que se desagotara el pozo, se rastrillaran nuevos campos y se allanara la casa del ex juez.

Todas estas irregularidades sucedieron con el aval del fiscal Sergio Ríos, funcionario del Estado, como lo constata el cuerpo policial en una nefasta nota del Diario Norte del 16/04/17 o como le gusta decir a Massi, todo esto sucedió en su casa, la Tercera Circunscripción Judicial.   

Antonia Leiva Moran

(Madre de Maira Benítez)

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »