El jueves se cumplirán ocho meses de la desaparición de Maira Benítez y la expectativa, que surgió en la fiscalía de Villa Ángela cuando fueron hallados 54 huesos en el pozo en un campo donde trabajaba el principal sospechoso Rodrigo Silva, quedaron truncas al confirmarse que son restos óseos de animales. A parte de Sergio Coria, piden la libertad los otros detenidos.

De 54 huesos extraídos el jueves en el campo del exjuez Eduardo Costas por los bomberos de Coronel Du Graty, solamente cinco fueron remitidos para pericias al Instituto de Medicina y Ciencias Forenses (Imcif). Fue por orden de una de las fiscales del caso, Susana Rinaldis tras la ardua tarea de los servidores públicos que durante doce horas y a balde pudieron sacar material óseo.

Sin embargo, la investigación por la desaparición de Maira (18)- vuelve a foja cero- porque no arrojaron resultados de acuerdo al informe del perito del Imcif. Así lo adelantó a NORTE el procurador general Jorge Canteros quien ayer, dio la novedad a este medio: “No son humanos los huesos hallados en el pozo”. Las tareas se centraron en el lote 11- donde Silva- principal sospechoso se desempeñaba en las labores rurales.

No es un tema menor haber sacado a luz que al menos en esa perforación no haya nada que ligue a la búsqueda de Benítez, si se tiene en cuenta que es el mismo lugar donde se arrojó Silva , cuando ya detenido pidió a los policías ser llevado hasta el lugar para colaborar. Sin embargo lo único que hizo es escapar y pretender suicidarse pero fue retirado del hueco sin un rasguño. Para la fiscal Rinaldis, los perros K9 de Punta Alta cuando marcaron rastros en ese pozo, pudo haber “existido una transferencia (de olor) de Rodrigo Silva cuando se tiró”, lo que activó el olfato de los canes.

 

Lo que vendrá

Por lo cual, Rinaldis al igual que la fiscal Gisela Oñuk, dispusieron una caución de 100 mil pesos para Sergio Coria, posible coautor de la privación ilegítima de la libertad de Benítez, quien hasta el viernes no había depositado, pero una vez que cumpla con la operatoria saldrá en libertad. La medida surge a partir de la inexistencia de nuevas pruebas contra Coria.

Por lo que permanecen presos Silva y su padre Catalino y Gabriel Cáceres. Pero a comienzo de semana la defensa solicitará al Ministerio Público Fiscal el cese de prisión para los tres sujetos. En tanto, Ramón Cáceres, padre de Gabriel está libre, al igual que Belén Ledesma pero siguen imputados.

Así como están las cosas, este medio pudo saber que para mes próximo la causa estará en condiciones de ser elevada a juicio con cinco acusados de privación ilegítima de la libertad y Ledesma por encubrimiento. Será en caso de no sumarse otras pruebas que abonen nuevas pistas para prolongar la instrucción pero pese al pedido de Antonia Leiva, mamá de Maira a la fiscal Rinaldis que aún no se requiera debate oral y público, los plazos procesales comenzaron a apurar los términos al Ministerio Público.

La adolescente y madre de una nena de tres años, está desaparecida desde el 17 de diciembre de 2016, vista abordar el auto de Silva aquella mañana y de acuerdo a la investigación fue llevada hasta el campo del exjuez Costas, donde a partir de ese momento no hay claridad de lo que pudo haber sucedido. Por su paradero el gobierno provincial ofrece una recompensa de 500 mil pesos, pero no aparecieron datos realmente consistentes y veraces para sumarlos a las posibles hipótesis.

Fuente: Chaco Día Por Día

Foto: Norte

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »