La madre de Maira Benítez habló en el marco de haberse cumplido 9 meses de su desaparición y reiteró su posición frente a dos hipótesis, ambas vinculadas a dos de los detenidos: Rodrigo Silva y Gabriel Cáceres. Reiteró su apoyo para que la Secretaría de Derechos Humanos se constituya en querellante pero ratificó su pedido porque “no se haga política” con su hija.

Este lunes se cumplieron 9 meses de la desaparición de Maira Benítez, la joven villangelense por la que se desató una lucha incesante que no solo implica a su madre sino a colectivos de mujeres que mes a mes reclaman por su aparición frente a la angustia de su familia.

En declaraciones para RADIO CIUDAD, Antonia Leiva Morán se mostró, como en otras oportunidades, frente a la incertidumbre: “ya no sé qué decir ni qué pensar”. “Sólo sigo dos pistas que me llevan a pensar qué pasó con mi hija. Por un lado, pienso que mi hija no está acá porque con todas las cosas que se hicieron, rastrillajes, allanamiento, peritajes y que dieron negativo, que pienso que no está acá, que la llevaron por ahí. Y el otro camino me lleva a pensar que Rodrigo Silva (detenido en la causa) le hizo algo malo a mi hija y solamente en su conciencia estará qué hizo con ella, dónde la escondió, por qué no habla. Pero siempre apuntando a Rodrigo Silva porque él fue quien la llevó a mi hija y hay testigos que hasta las últimas horas la vieron con él”, dijo la mujer y sostuvo que tanto Silva como Gabriel Cáceres, el otro imputado, ampliaron su declaración la semana pasada y ratificaron que habían dejado a Maira.

Recordó que la detención de Cáceres se produjo a partir de una declaración en la que contradijo lo expuesto por Silva. Y también volvió a cuestionar el hecho de que los fiscales hayan eso caso omiso a su propia sospecha sobre la vinculación de Cáceres en cualquier hecho que se relacione a las últimas horas en que se la vio a Maira. Incluso dijo que los canes entrenados para encontrar rastros, dieron en el domicilio de Cáceres “con una bolsa con precintos y ropa íntima que yo reconozco como de Maira a través de una foto que me muestra la fiscal. Hasta ahora estoy esperando hacer el reconocimiento personal”. Y fustigó: “Recién después de siete meses lo detuvieron por eso a Cáceres y al padre (Catalino), por encubrimiento. Y cuando se van a a hacer los allanamientos en los campos donde trabajaba Cáceres encuentran la caja, una cajita, en donde estaba el nombre de tres chicas y uno de ellos era el de Maira y decía “entregar al puestero”. No sé si era Silva. Esas eran las pruebas que tuvo la fiscal para detenerlos”.

Tras señalar otras hipótesis que refuerzan el vínculo de Cáceres y Silva en la desaparición de Maira, la madre volvió sobre la posibilidad de que la Secretaría de Derechos Humanos se constituya en querellante y aunque reiteró su pedido para que “no hagan política con mi hija”, acentuó su apoyo en ese sentido.

Fuente: Chaco Día Por Día

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »