El Área de Tránsito de la Municipalidad de Villa Ángela, a cargo de Liliana Acosta Morlas, retomó los operativos de tránsito nocturnos e incorporó el uso de alcoholímetro. “Retomamos el trabajo de los operativos de tránsito, fue favorable y agradezco a los papás que se acercaron y colaboraron, a las personas que se detuvieron a mostrar la documentación. Llamo la atención de las personas que no se detuvieron, que evitaron el control, porque ponen en riesgo su vida y la de los demás”

Respecto al trabajo en conjunto, Acosta Morlas agradeció “al personal policial por su arduo trabajo, se comprometieron en el operativo, pusieron más personal, agradezco a los inspectores de tránsito, por el compromiso y la disposición de horarios. El operativo se realizó entre 25 de Mayo y Echeverría, tendrá continuidad, no habrá un lugar fijo, ni un día, ni un horario determinado, ya que hay mucha resistencia, especialmente, de los motociclistas” resaltó.

Para circular por la vía pública, los requisitos son: casco reglamentario, carnet, cedula verde, cedula azul, patente municipal, cinturón de seguridad y seguro. “Estamos realizando secuestros a conductores menores de edad, a conductores ebrios y a los que circulan sin luz” dijo y añadió “esto se realiza más que nada para concientizar a la sociedad, no es para recaudar sino para cuidar a quienes circulan por la vía pública” destacó.

Además, Liliana Acosta Moralas explicó que “el máximo permitido de tripulantes en una moto es de dos personas con casco, no pueden conducir menores de edad, la ley estipula que recién pueden circular, no conducir, los menores a partir de los 12 años. La ley de alcoholemia determina que no pueden conducir a partir de los 0,2 grados de alcohol en sangre, en autos o camionetas a partir de los 0,5 grados y para conductores de camiones o vehículos con pasajeros la tolerancia es de cero grados de alcohol en sangre. Hay un proyecto para establecer un conductor designado ya que no tenemos donde colocar los vehículos en caso de infracciones”.

Finalmente, la Concejal Karina Levin, quien prestó su colaboración para la recuperación de un alcoholímetro. “En caso de infringir las medidas permitidas se les solicita que se detengan, se dialoga con el conductor y se pide que llamen a un adulto para llevar el vehículo. La idea es fomentar el proyecto de un conductor designado, si van todos de fiesta, uno no toma alcohol y cuida la seguridad de todos” concluyó.

Foto Ilustrativa.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »