Racing ganó un partido chivo ante Estudiantes con gol de Cvitanich y le mete presión a Defensa, que quedó a seis puntos con un partido menos. Los de Coudet dieron otro paso importante.

Con el alma. Desde lo más profundo. El desahogo final de la gente, súper expectante, acompañando y gritando en el Cilindro junto a los jugadores explica el valioso triunfo conseguido por Racing en su lucha por llegar al título. Esta vez no le sobró mucho, pero obtuvo una victoria fundamental por 1-0 ante Estudiantes para continuar firme en lo más alto y, por si fuera poco, meterle presión a Defensa y Justicia. El Halcón quedó a seis puntos y está obligado a ganar este lunes contra Aldosivi para no perderle pisada al elenco de Coudet a cuatro fechas para el final.

Con cierta lógica, Racing fue el tomó la iniciativa manejando la pelota y tratando de hacer amplia la cancha, aunque sin demasiada claridad en los últimos metros para definir las acciones. Estudiantes se plantó para intentar aguantar y sorprender con alguna contra. A los 35 minutos, cuando la visita casi no había pateado al arco, el pibe Castro estrelló un remate en el palo que salió por un costado y enmudeció a todo el estadio. Pero apenas un minuto más tarde, apareció el gran Cvitanich para sacarle jugo a un error de Evangelista en la marca y, con un excelente control de pelota, fulminar a Andújar con un remate cruzado para el 1-0. Delirio de las miles de almas que coparon la cancha.

Ya en el segundo tiempo, obligado, el Pincha se adelantó unos metros e intentó incomodar al dueño de casa. Con más ímpetu que juego en sí, obviamente. Arias, otra vez importante, le tapó un peligroso remate a Albertengo y la Gata Fernández, que entró en esa segunda parte, llevó también cierta inquietad con un remate que apenas se fue ancho. Suspiros de alivio en todo el escenario una vez que no fueron concretadas esas acciones. Corazones un poquito más tranquilos.

"Nos faltó estar finos en los últimos metros". Eso dijo Coudet respecto a su elenco sobre el análisis del segundo tiempo. Y fue así, a pesar de haber tenido que soportar un pleito más luchado, los locales no estuvieron precisos a la hora de culminar las jugadas a su favor y, por ese motivo, el resultado no se inmutó.

Por la mínima, apenas por 1-0 pero qué importa a esta altura: Racing alcanzó otro resultado vital que lo acerca a ese gran objetivo de dar la vuelta olímpica en la Superliga. A cuatro pasitos. Todo es ilusión en una mitad de Avellaneda.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »