La observación y la enseñanza de los padres son fundamentales para evitar los riesgos, señala el suplemento Salud.

Con el paso del tiempo, el avance de la tecnología se produce a un ritmo cada vez más rápido, y su influencia es cada vez mayor. No es de extrañar, entonces, que el aprendizaje del campo informático se produzca a una edad más precoz. Y, aunque se sabe que los niños pueden incorporar nuevos conocimientos con mayor facilidad, también están expuestos a contenidos no seguros que pueden volverse un peligro.

Una encuesta hecha por Lingokids, sobre 1000 familias consultadas en Argentina, Colombia, México y Perú, revela que el 65% considera que " Internet no es segura para los niños". A su vez, el 95% considera que "la tecnología es una herramienta efectiva para complementar la enseñanza tradicional". Las principales preocupaciones de madres y padres son que "no accedan a contenidos seguros" (30%), que "desperdicien tiempo con contenido basura" (28%), que "desarrollen adicción a la tecnología" (25%) y que "disminuya su capacidad de atención" (16%). Por lo tanto, es conveniente que los padres supervisen y dirijan el uso que hacen sus hijos de las nuevas tecnologías y los ayuden, sobre todo en edades tempranas, a discernir entre lo que deben o no hacer en Internet y a reconocer los peligros.

En la actualidad existen varias herramientas para mejorar el acceso a contenidos de calidad, seguros, aptos y también medidas básicas para un uso responsable. La compañía Google, por ejemplo, puso en funcionamiento el "Centro de Seguridad Familiar", una página cuyo objetivo es proteger y educar a los jóvenes sobre el uso de Internet. En la misma, se ofrecen herramientas y consejos sobre el ciberacoso, la protección para los niños y sobre la educación online para toda la familia. Si bien es inevitable que los chicos accedan a Internet, este debe convertirse en un sitio seguro para ellos. Los especialistas en el tema aseguran que se debe desarrollar un marco legal regulatorio y que la educación conjunta, tanto en el hogar como en la escuela, es fundamental para evitar los riesgos. Con controles, poniendo límites a la cantidad de horas y a los contenidos se pueden evitar consecuencias no deseadas: adicciones, accesos a contenidos violentos, drogas, pornografía.

Consejos para supervisar a los menores

1) La computadora debe ubicarse en una zona compartida por la familia.

2) Establecer horarios de uso con límites.

3) Compartir algunas actividades con los niños en la red.

4) Enseñar a los chicos a no hablar con desconocidos.

5) No dar datos personales y proteger sus contraseñas.

6) Revisar con frecuencia el historial de navegación.

7) Usar apps con sellos de seguridad como el "KidsSafetySeal".

8) Evitar plataformas con acceso a contenidos de terceros como YouTube.

9) Instalar programas de seguridad y activar los sistemas de control parental.

 

FUENTE: www.cronica.com.ar

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »