El equipo de Pablo César Aimar dio una prueba de fútbol y personalidad al derrotar a Brasil por 3-0, el resultado mínimo que necesitaba para clasificar al Hexagonal final del Sudamericano. Para colmo, el rival de toda la vida quedó afuera del mini-torneo de 6 equipos que otorga 4 lugares para el Mundial de Brasil que se jugará en noviembre.

El seleccionado juvenil hizo lo que tenía que hacer, logrando el tercer gol en tiempo de descuento.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »