Hoy, el plástico es un problema para todo el mundo porque poco se recicla y mucho termina en el mar. Una de las propiedades que hacen al plástico un elemento tan útil y conveniente para nuestra sociedad, como lo es la durabilidad, amenaza la vida en todos los océanos y mares de la tierra; porque nunca se degrada.


Una vez en el mar, el plástico puede permanecer por largos periodos viajando con las corrientes marinas y vientos a lugares muy distantes desde su punto de origen. En la vastedad del mar se hace invisible a nuestros ojos, pero la interacción con la fauna marina es casi inevitable. Los medios de comunicación se han encargado de difundir los efectos negativos, producto de esta interacción, como es la muerte por consumo accidental o enmallamiento en redes de mamíferos, aves y reptiles marinos.
Pero, el problema no termina allí, es mucho más grave. Mucho del plástico en el mar se encuentra fragmentado en forma de micro partículas de plástico (microplásticos) que miden menos de 5 mm de diámetro y solo se pueden observar bajo lupa o microscopio. Muchas de estas partículas pueden transportar en su superficie metales pesados y otros contaminantes persistentes, que finalmente terminan depositándose en tejidos de aquellos animales que los consuman por accidente. Esto genera un problema mayor, porque el plástico, al fragmentarse queda biodisponible para una amplia gama de organismos microscópicos que constituyen la base de la cadena trófica marina, y de ellos dependen los recursos pesqueros.


Estudio en el mar argentino
Durante el 2018 en el INIDEP se encargaron de tomar muestras de agua en distintos sectores, cubriendo casi toda la plataforma argentina, desde la desembocadura del Río de la Plata hasta el extremo sur, incluyendo el Canal Beagle, gracias al esfuerzo conjunto con investigadores del CADIC-CONICET.
En trabajos preliminares, en la zona costera bonaerense pudieron determinar la presencia de abundantes partículas de microplásticos. Ahora, la intención saber cuántos microplásticos hay, cómo se distribuyen, qué tamaño tienen y cuál es su composición química.

En este marco, el objetivo es responder estas preguntas a través de los programas del instituto y en colaboración con investigadores de otras instituciones dentro del país. En última instancia, lo que interesa es saber cómo afectan estos microplásticos a los diferentes organismos, desde el plancton hasta los peces.
Por ello, desde el programa de Pesquerías de Peces Demersales Costeros se incorporó el análisis de microplásticos en el marco del proyecto “Evaluación de Juveniles de Corvina en Bahía Samborombón”. En este proyecto, se plantea un estudio con un enfoque ecosistémico en el que se está trabajando con muestras de agua, plancton, contenido estomacal de juveniles de corvina rubia y contenido estomacal de tortugas marinas.
También, el Programa Ambiente Marino (INIDEP) ha incorporado el análisis de microplásticos en la serie temporal de la Estación Permanente de Estudios Ambientales (EPEA), para realizar un monitoreo mensual en aguas de superficie y fondo. Esto permitirá a largo plazo conocer si existe variación estacional e interanual de la abundancia y tamaño de microplásticos en las cercanías de Mar del Plata.
Además, con el objetivo de poder mantener un monitoreo sostenido, en el INIDEP también se están desarrollando herramientas de muestreo de bajo costo y de fácil manipulación que permitan la recolección y aislamiento de microplásticos del agua de mar a bordo, sin agregar tiempo de muestreo y costos en las campañas de investigación, las cuales hoy en día son una limitante. 

Responsabilidad ciudadana
El problema del plástico nos afecta a todos. Con respecto a los investigadores, desde el INIDEP afirman que la institución es responsable de difundir los conocimientos y colaborar en la educación de cada miembro de la sociedad sobre el hecho de que el plástico durará para siempre. Los 8 millones de toneladas de plástico que hasta hoy entran al océano anualmente seguirán fragmentándose por cientos de años, produciendo incontables partículas pequeñas invisibles a nuestros ojos.
“Creemos que la parte más importante para llevar a una solución al problema, es crear conciencia de que el plástico es un material peligroso y que debe tratarse con responsabilidad. También, como muestra de nuestra responsabilidad como miembros de la humanidad, conscientes de este problema nos hacemos estas preguntas: ¿Qué hacemos con el plástico? ¿Podemos reciclar? ¿Podemos disminuir el uso de productos descartables? ¿Son realmente necesarios? ¿Podemos elegir otros materiales? Es una cuestión de compromiso con nosotros mismos y con la tierra de la que somos parte”, afirmaron.


4º encuentro de la Comisión Municipal de Intereses Marítimos
El pasado viernes 12 de abril, se llevó a cabo el 4º encuentro de la Comisión Municipal de Intereses Marítimos en el Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon. La reunión contó con la participación de representantes de instituciones.
En la jornada denominada “Intereses Marítimos y la Cultura”, las Dras. Rosana Di Mauro y Mara Braverman, estuvieron presentes en representación del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) y expusieron sobre la problemática de los “plásticos en el mar”.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »