Taller de Arte Libre para crear, jugar y sanar.

Llegaron las tan esperadas vacaciones de verano y son muchos los que durante todo el año planean qué hacer durante este período de descanso en el que se aprovecha para compartir tiempo ya sea con familiares o en compañía de amigos, siendo la opción más elegida la de conocer nuevos destinos y así, renovar las energías para comenzar con nuevos ánimos las actividades que hacen a la rutina a lo largo del año. Lo cierto, es que siempre que se piensa en vacaciones inmediatamente asociamos con la palabra viajar, casi como si fuera una condición necesaria e indispensable para poder disfrutar de ese tiempo extra, libre de obligaciones, todo lo cual nos hace pasar por desapercibido muchas otras alternativas de carácter recreativo que también nos inyectan de energías y que, al igual que viajar, hacen bien a la salud, proporcionándonos las condiciones necesarias para alcanzar el bienestar personal. En este sentido, Fabularia tiene la idea de visibilizar diferentes actividades que se pueden realizar en la ciudad, que se caracterizan por ser súper relajadas y divertidas para lograr que tus vacaciones rindan el doble, sacándole el jugo al cien por cien a tu tiempo de ocio y, finalmente, por qué no, te enamores aún más de tu libertad siendo parte de nuestra comunidad.

Taller de Arte Libre con Mariana Giacomel

Esta primer recomendación se relaciona a un taller que fue creado bajo el concepto del Arte Libre o Arte por el Arte, un oportunidad para abrirnos a la exploración de la interioridad personal que nos propone un camino fascinante hacia una mayor conciencia de nuestro lugar desde donde llevamos a cabo un proceso vital en el mundo. Una invitación súper estimulante para que puedas concretar proyectos inventivos que traías en mente, o si sos de dejarte llevar y te interesa descubrir nuevas técnicas, el espacio te brinda todo lo necesario para que viajes hacia tus adentros, surfeando las olas de tu imaginación.

¿Por qué recomendamos que visites este escenario de producción de Arte?

Muchas veces los espacios destinados al dibujo, la pintura y la creación han sido diseñados como centros comerciales, donde podés comprar o adquirir objetos de arte o decoración. Así mismo, están los espacios destinados a la educación en las Artes, que son aquellos a los que se conoce más frecuentemente como “conservatorios”, que también los hay de música, lo cual trae aparejada la sensación de cierta presión por adquirir cconocimientos, agudizar las técnicas, alcanzar determinados aprendizajes que nos otorgan la condición para poder ejercer determinados oficios como ser profesor de dibujo y pintura, por nombrar un ejemplo.

Es decir, donde nuevamente se nos carga de una obligación, un deber que debemos cumplir y responder a una responsabilidad o compromiso, lo cual a nadie se le ocurriría pensar en época de va-ca-cio-nes. En este sentido, el taller de Mariana goza de una sutil rebeldía que burla con inocencia toda normativa academicista, sobre todo en relación a los modos en que ella elige posicionarse como guía para que podamos encontrarnos en ese plano de lo sublime con el que nos conecta el Arte. La sensación aquí es de una experiencia estética que surge de poner en práctica el Arte pero que no es planteada como una receta, donde hay que seguir todos los pasos, tampoco como un mandato o una exigencia, o un método para llegar o alcanzar tal o cual resultado.

No se percibe esa mirada evaluativa de tus capacidades, ni de tu talento, tampoco se aplaude a la virtud que hace a alguien sobresalir de la media, porque la invitación no está planteada para que vengas a probarte, sino, más bien, se presenta como una puerta que se abre hacia un destino en el que puedas re-conectarte con esa energía que alguna vez, siendo un niño, experimentaste jugando, imaginando mundos posibles, creando como todo un verdadero artista. Se trata de poder otorgarnos el permiso para sentir esa libertad que busca poder abrazarnos con imágenes de la infancia y pinceladas suaves, entre puntos tejidos de colores, transformando nuestro entorno a través del reciclaje de esa materialidad inerte que nos envuelve y resignificarla, para trazar en un dibujo borroneado las cosas que alguna vez pusimos en el olvido y que ahora nos hacen viajar por nuestra propia historia para manifestarse en el papel como si fuera un ovillo donde el gato que juega con él y la punta del hilo, a simple vista, se han perdido.

Es decir, todo vale en la creación libre y para la sorpresa de muchos, aquí, la equivocación y el error nos pueden resultar mucho más útiles de lo que pensamos, ya que lo que está bien hecho, “como se debe”, nos limita para imaginar otras formas posibles. Será, tal vez, porque allí en ese descuido, en ese desorden y en ese caos donde se sale de la normalidad y lo establecido, es donde descubrimos y desarrollamos la capacidad de poder otorgar nuevas soluciones. Donde desandando el camino de lo hecho es cuando descubrimos cómo en el vaivén del hacer se marca, se dibuja lentamente hasta definirse un destino, una forma, un lenguaje que antes nos era desconocido, el cual nos hace crecer porque se extienden los límites de la propia conciencia cuando al fin entendemos que nada está perdido, que toda creación es portadora de un mensaje que encierra su propio sentido. Porque en el Arte como en la vida, somos partícipes de un juego, que nos moviliza, nos tambalea y nos sacude en un lleva y trae a la realidad en donde se mueve la frágil materialidad del mundo y los nombres de todas las cosas.

El arte como un camino hacia la sanación emocional y espiritual

De dónde viene esta idea de que a través de la práctica del Arte podemos sanar emociones, corregir malos hábitos, re-aprender de nosotros mismos para modificar conductas nocivas, canalizar la agresividad y/o la violencia que obstaculizan la posibilidad de generar una realidad que se manifieste más equilibrada. Cómo es que el Arte logra posicionarse como posibilidad a nivel científico para ser considerada apta en proporcionarnos las herramientas para que al despertar a un nuevo día podamos generarnos el suficiente estímulo para encarar la vida con entusiasmo vistiéndonos con una sonrisa… Pues, bien, ahora vamos a descubrirlo: fue a partir del estudio de Sigmund Freud mediante su valiosa contribución a la historia del pensamiento humano en relación a la psiquis que realiza en la publicación de la obra “La interpretación de los sueños” (1899) gracias a la cual cobran verdadero protagonismo las imágenes que nos son proporcionadas por el inconsciente dando lugar a una vinculación directa entre el Arte y la propia Psicología. Desde ese entonces, profesionales de la salud mental comienzan a considerar al Arte como actividad terapéutica, sumándose, con posteridad, otros aportes de carácter investigativos desarrollados por Anna Freud y Carl Gustav Jung que vienen a confirman que la utilización de estas imágenes abren un nuevo camino en la utilización del Psicoanálisis.

En esta dirección fue que continuaron los avances dando lugar al Arte Terapia como una disciplina que abre una nueva alternativa para elaborar los procesos de control, manejo y cuidado de las emociones hasta llegar a la actualidad donde ha cobrado una notable importancia a la hora de abordar en forma de tratamiento a los distintos trastornos psicológicos tales como el estrés, la neurosis, cuadros de depresión, padecimiento del desorden alimenticio y del sueño, resultando igualmente eficaz en etapas de rehabilitación, contribuyendo de gran manera a la recuperación de la salud tanto mental como espiritual ya sea en niños, jóvenes, adultos y en la tercera edad.

¿Dónde, cuándo y por qué hacer Arte?

El taller está ubicado sobre la calle Matienzo 243, dentro de la zona céntrica de la ciudad de Villa Ángela. Cuenta con las comodidades necesarias para poder pasar un momento agradable, salón climatizado, donde siempre anda corriendo un tereré o un mate, con un patio a disposición para que los talleristas participantes puedan relajarse, dar rienda suelta a su imaginación y viajar durante las horas de creación que tengan disponible. Es importante remarcar que no se necesita tener experiencia previa para poder sumarse a la propuesta de hacer arte por el arte, porque lo que importa es que te permitas disfrutar de una incursión por tu mundo interior y puedas expresar a tu manera tu perspectiva con una plena libertad artística.

 

Por: Carla Fabiana López

Fuente:  https://revistafabularia.com/2020/01/19/taller-de-arte-libre-para-crear-imaginar-y-sanar/?fbclid=IwAR3HviIIU_V8D97jpHjtoLx46JnzrtFrlBUTEXMYtLwqd1AvuB4Am4wk1Sk

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »