A pocos días de la presentación del Plan Nacional de Acción contra las violencias por motivos de género, la funcionaria chaqueña repasa la vinculación con el Chaco y la función del ministerio nacional y de su Secretaría como grandes articuladores.

Pocos días después de la presentación oficial del Plan Nacional de Acción contra las violencias por motivos de género, la secretaria de Derechos Humanos y Géneros de la provincia, Silvana Pérez repasó las principales sinergias con el programa diseñado para el Chaco y puso énfasis en detallar el funcionamiento de la transversalidad para lograr a distintos niveles ministeriales y de organismos, respuestas eficaces para las víctimas.

"Chaco es la primera provincia en tener una base de datos única, que se está tomando de modelo en el plan nacional y además a nivel internacional", subrayó la funcionaria. Así, explicó que se trata de un elemento clave para lograr la transversalidad e integralidad que propone el plan nacional y también el correlato provincial.

"La tarea del plan, del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad nacional y de esta Secretaría es ser un gran órgano articulador de otros recursos, que pueda dar una transversalidad a las políticas públicas y una mirada en particular hacia la violencia de género", subrayó Pérez en declaraciones a Radio Provincia.

En ese orden, recordó que está diseñado el plan provincial: “¨Para su presentación, esperamos que se anunciara el plan nacional", indicó. Y explicó que se trata de un plan que, en concordancia con el nacional, se viene elaborando desde el inicio de la gestión provincial.

"Lo más importante del plan nacional es poder generar una red de trabajo conjunto e integral en Nación, en las provincias y hacia el interior de nuestra provincia en particular. Significa conectar cada uno de los servicios que asisten a la violencia", expuso la secretaria.

Así, resaltó como concepto relevante que "la violencia es integral y debe trabajarse como plan y en forma sostenida en el tiempo, lo que significa que un caso debe tener un seguimiento, lo que hace a la transversalidad e integralidad".

 

La articulación

"En todos esos aspectos que refleja el plan venimos trabajando, tanto en la plataforma como en la red víctimo-asistencial, y algo que engloba a esa red que es el plan provincial contra las violencias de género", describió Pérez.

Precisó que la articulación con Nación "implica un apoyo y un acompañamiento en cuanto a los criterios de abordaje de las violencias. Una puesta en común de los lugares de asistencia integral en las provincias con el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación".

Asimismo, implica un "sostenimiento y articulación de la base de datos que permite unificar el sistema proteccional de los estados provinciales y del nacional con el sistema judicial en sus distintas facetas, ya que existen medidas proteccionales específicas como las medidas cautelares y además las que hacen a la protección como alimentos y regímenes de visitas".

En ese orden, la funcionaria consideró esencial la sistematización de los datos en una base única. "Chaco es la primera provincia en tener una base de datos única, que se está tomando de modelo en el plan nacional y además a nivel internacional. Fuimos convocadas por Nación y por ONU Mujeres para tomar como base probatoria a nuestra base", resaltó.

Con respecto al compromiso de la Nación con las provincias, Pérez indicó que es para “sostén técnico y de articulación". "En este momento no hay un sostén económico explícito. En la última conversación, comprometieron el fortalecimiento de algunos equipos de asistencia integral hacia el interior y algunos refugios", expuso.

Asimismo, mencionó las articulaciones del Ministerio de Mujeres con otros ministerios como Desarrollo Social y Producción. "Eso hace que, dentro de los programas de esos ministerios, haya una mirada y un aporte particular a la cuestión de género. Es pensar el aporte económico a través del presupuesto con perspectiva de género y no un plan especial, que sino dentro de los planes que existen hay una particularización para la temática de género", indicó.

En ese punto, citó como ejemplo que un convenio rubricado este lunes hará posible que el Plan Potenciar Trabajo y la Renta Mínima Progresiva estarán destinados en particular a población LGTBIQ+ y víctimas de violencia de género. "A través de la red víctimo-asistencial se derivarán los casos para ser incorporados a un plan particular y de allí al trabajo", destacó. "Esto implica un acompañamiento porque muchas veces, por la misma situación de inequidad, las mujeres o la población LGTBIQ+ no pueden tener acceso al mundo del trabajo. Implica capacitación, un apoyo con un crédito a tasa 0% o un plan específico con un kit de materiales, y el acompañamiento de un programa específico que implique la inserción productiva y laboral", sumó.

 

Las claves

Algunos de los aspectos clave del Plan nacional son:

-Prevé la creación de centros de abordaje integral de las violencias por razones de género en las provincias.

-Un programa de apoyo económico urgente y de asistencia integral inmediata para familiares en casos de femicidios, travesticidios y trasfemicidios.

-Propone un conjunto de acciones de prevención fundadas en un sistema de alertas tempranas que apunta a actuar a tiempo en las situaciones de violencia.

-A su vez, acciones a mediano y largo plazo para modificar los patrones culturales y estructurales que sostienen las desigualdades basadas en el género, entre ellas, campañas en los medios de comunicación sobre construcción de otras masculinidades y vínculos sexo afectivos responsables y diversos.

-Moderniza la Línea 144.

-Se promoverá que no solo se reciban denuncias en oficinas judiciales sino también en otras agencias del Estado.

-Pone en el centro de las prioridades la producción de información de calidad para la toma de decisiones basadas en la evidencia.

-Impulsa la transversalización de las políticas en todos los ministerios, con un enfoque federal.

-Involucra a 46 organismos nacionales.

-Incluye 27 medidas y 144 acciones y cuenta con más de 100 compromisos de responsabilidad directa de otros ministerios y agencias del Estado.

 

Las capacitaciones

Por otra parte, Pérez recordó el proceso de capacitación para la integración de la red víctimo-asistencial. Así, mencionó que hubo capacitaciones en Castelli, como cabecera regional del Norte, en General San Martín, Barranqueras, Puerto Vilelas y Fontana; y se iniciaron la semana pasada en Sáenz Peña. "La idea es generar equipos por regional, donde se fortalezca un equipo de asistencia integral para el seguimiento y viendo cómo se pueden replicar refugios en esos lugares, o bien hogares transitorios para las mujeres", explicó.

Al respecto, puntualizó que, finalizadas las capacitaciones, en cada localidad queda habilitado un equipo de asistencia, en coordinación con los municipios de cabecera. Al momento están conformados cuatro equipos. 

La funcionaria resaltó la idea de que esos hogares para refugio sean transitorios de manera que la mujer pueda empoderarse con una salida económica para sostener a su familia y tener una vivienda.

"Se firmó con el Instituto de Vivienda un cupo por viviendas y refacciones para quienes sufren violencia de género. Todo eso se logra poniendo en contacto la red, es decir que los mismos equipos de seguimiento envían los informes a cada organismo y hay un cupo particular para este tipo de casos", señaló.

Reveló que, dado que en este momento está paralizada la construcción de nuevas viviendas sociales, se avanzará en la refacción de viviendas con lo cual se podrá concretar la solución habitacional en un terreno que disponga la familia de la mujer afectada. "Es un compromiso firmado por la Secretaría, la Vicegobernación y el Instituto de Vivienda. Esa es la asistencia integral, es la visión del plan nacional y del plan provincial", subrayó.

 

Línea 144

La secretaria explicó que la modernización de la Línea 144 de asistencia a víctimas de violencias se vincula directamente a la idea de generar una base de datos de soporte. "Significa que un caso pueda ingresar a la línea y tener un seguimiento de todo el historial. A lo largo del país, un solo caso puede implicar varios ingresos por denuncias y aparecer entonces cinco casos", graficó. De ahí resaltó la necesidad de entender que la situación de violencia tiene un tiempo y un proceso.

La modernización de la línea implica además "interconectar con casos provinciales y con la información que existe en el sistema judicial en cuanto a cantidad de denuncias". "Implica además la posibilidad de cruzar con dispositivos de control, por ejemplo, botón antipánico, dispositivos en celulares, alertas de WhatsApp, rastreo y geologalización", mencionó.

Asimismo, destacó que la línea, igual que la 137 (para víctimas de violencia familiar y sexual), hizo un avance importante en cuanto a funcionamiento. "Falta mucho y soy prudente. El trabajo debe ser sostenido, profundo y articulado. Hay mucho por mejorar", marcó.

Por último, indicó que en la provincia son más los llamados a la línea 137 y al número de la guardia de la Secretaría de Derechos Humanos, ya que tienen una respuesta local. "En ambos casos se nota que la gente pide más ayuda por WhatsApp que por llamada telefónica", expuso.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »