05-10-2012 - Adoptada en esta fecha, en una Conferencia Intergubernamental Especial, la Recomendación fue la primera declaración internacional sobre la situación del personal docente en la historia y representó un gran paso a la hora de definir las responsabilidades y de hacer valer los derechos de los miembros del personal docente en todo el mundo.

 

Los docentes pueden despertar el sentimiento de justicia social, esencial para construir la paz y el desarrollo sostenible sobre una base de políticas sociales sólidas centradas en el progreso social, la justicia, la democracia y la erradicación de la pobreza.

En su labor diaria, los maestros aportan ideas, generan maneras de pensar y actuar e inculcan principios, valores e ideales. Los docentes, educadores y sus organizaciones desempeñan un papel decisivo en ese proceso que consiste en ampliar el acceso a la educación como respuesta eficaz al flagelo del trabajo infantil. Es por todos reconocido que la educación básica gratuita, que los docentes defienden como derecho natural, es un medio esencial para liberar a cerca de 120 millones de niños de edades comprendidas entre los cinco y los catorce años del trabajo a tiempo completo y facilitar su integración social. Los maestros y profesores son un poderoso motor de la transformación social.

Como columna vertebral del sector educativo, los docentes asumen la misión más estimulante del mundo, esto es, la de desarrollar las capacidades de los niños, en el momento en que éstos emprenden su propio camino, para que aprendan 'a conocer', 'a hacer' 'a ser' y 'a vivir juntos', los cuatro pilares de la educación definidos por la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, presidida por Jacques Delors. Gracias a los maestros los niños descubren por vez primera las posibilidades que ofrece la vida y, más adelante, prosiguen la búsqueda del conocimiento mediante la educación permanente.

Por Julio Valderrey - UTRE-CTERA

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »