27 - 10 - 2012- En un momento donde los cuestionamientos a la Justicia son moneda corriente, la resolución de un caso horrendo en tiempo record es un alivio y “un gran oxigeno a lo que es el concepto de justicia”. Luego de 13 meses llego la resolución del caso y la sentencia firme de perpetua para el asesino.

 

El abogado patrocinante de la familia Tofaletti es el Dr. Carlos Pignata, quien en resumidas palabras cuenta como se llego a esta sentencia. “El 4 de noviembre de 2011 a las 7.30 hs aproximadamente el señor Gerardo Molina, alias “Gallo”, -en ese entonces tenía 27 años- se presento en el domicilio del señor Dionisio Tofaleti, en el barrio Instituto, por calle Tacuarita, casa Nº 29 y con el objetivo de robarle” relata el Dr. desde el inicio del trágico hecho. Minutos más tarde “le dio muerte con 4 puñaladas de un cuchillo y tres tiros de un revolver 22 largo marca pewel. Uno de los tiros fue directo al corazón, fue el mortal. Los otros dos dieron en otras partes del cuerpo, que sumado a otras lesiones propinadas con el cuchillo, causaron la muerte de Tofaleti”.

A partir de allí se comienza con una investigación, donde la policía logra dar con el paradero de este sujeto que se refugia en la casa de un tal López, donde al estar rodeado por la policía, -el mismo Molina- intenta suicidarse a través de unos puntazos que se propina en la parte abdominal, con el mismo cuchillo que había matado a Tofaleti. Finalmente no logra su objetivo porque es capturado por la policía.

“Se lo detiene y comienza un proceso investigativo, en principio por la fiscalía Nº 1 (Dr. Garber), con acertados criterios se lo procesa, se lo eleva a juicio y su causa la toma la fiscalía de Cámara (Dra. Iguis de Sanz) quien recepta las actuaciones, ratifica lo manifestado por el fiscal de primera instancia y pide en el debate final y que se lo condene a Gerardo Molina con el delito de “Homicidio Doblemente Agravado por Alevosía y Criminis Causa en concurso ideal con robo con arma”, pidiendo en consecuencia la pena de prisión perpetua, con asesorías legales y costas”.

“Esto fue lo solicitado por la señora Fiscal de Cámara, que a través de su investigación, logro llegar a esa conclusión. Esa solicitud logro acoger a nuestro entender con atinada conclusión, a la que llega el tribunal del Crimen presidido en esta instancia por la Dra. María del Valle de Kuray y la Dra. Moreschia y el Dr. Ruiz como vocales” dijo Pignata.

“Coincidieron con la acusación y fallaron de esa manera condenando al señor Molina a la pena de prisión perpetua, por lo tanto para los familiares, y yo siendo el abogado patrocinarte – a pesar de estar dolidos por la muerte del señor Tofaletti- quedamos muy regocijados y contentos por el fallo al que se ha llegado, dado  que consideramos que se ha hecho justicia al considerar la pena que se aplico a este sujeto”.

En tiempo record se movieron los expedientes como tenía que ser. En estos momentos es un gran oxigeno a lo que es el concepto de justicia y es doblemente loable, mas allá del resultado logrado por la tarea y precisión, pero también por ser acertados tanto en la investigación, en los considerandos y en las conclusiones a las que arribo este tribunal”.

Molina tenía antecedentes, tres condenas anteriores “y lo importante que se lo declare reincidente en los hechos, que también se considere que es una persona que está constantemente en este tipo de cuestiones, es un sujeto que ha estado prácticamente la mayor parte de su vida en prisión y con esto se tiene terminar su actuar delictivo. Legalmente es imposible que salga”.

Una de las conclusiones del tribunal:

Molina cometió el crimen a las 7.30 aproximadamente, porque sabía que el hijo de la víctima al ser docente, se iba a la escuela a dictar sus clases entre alrededor de las 7.15. Entonces, entre las 7.15 y las 8, era el momento en que el anciano siempre quedaba solo en su vivienda porque la empleada llegaba a las 8 am.

Luego de haber dado varias puñaladas al damnificado, que le hicieron descender al piso en total indefensión provocada por el imputado, este –Molina- se dirige al dormitorio de Tofaletti (quien era policía), toma un revolver, retorna al comedor y sin riesgo alguno para sí, con el anciano caído, herido, totalmente a su merced, le dispara hasta la muerte” es una de las conclusiones. “Acá es donde se configura el agravante de alevosía, que se aprovecho total de indefensión que tenía la víctima, debilitado con la cantidad de puñaladas que le había dado en primera instancia y no contento con eso, lo remata a tiros” explicó el Dr.

Un dato importante a destacar en esta historia, es que Molina tiene hoy 28 años y ya pasó el 70% de su vida en prisión. Ese porcentaje aumentará, dado que la pena ha sido cadena perpetua. 

Foto: Gentileza Radio Mick´s

Compartir

Comentarios

nombre

Pedro en estos momentos estamos con vos y sabes que tu viejo nunca te va a dejar solo FUERZA AMIGO

Responder a este comentario
Escribir un comentario »