15-01-2013-Cuando VAH visitó La Colonia “El Pastoril” que queda a pocos kilómetros hacia el sur y es parte de la Ciudad de Villa Ángela Chaco, lo hizo por pedido de un hermano aborigen que (como la mayoría de los sectores sociales ultrajados por el capitalismo que en este caso es kirchnerista) reclama y dice BASTA a este manoseo constante. Ya nadie (ningún sensato) cree ni soporta más NADA. Toda esta realidad morbosamente excluyente no es sólo exclusiva de las comunidades aborígenes (verdaderas raíces de los que habitan estas tierras) sino de cada uno de los ciudadanos argentinos que no son dueños de corporaciones o multinacionales. Estos últimos son los que verdaderamente se reparten la torta que les corresponde al argentino y argentina.

En aquellas entrevistas que se realizaron a Héctor Ruíz  -que reclamaba asistencia para la precaria situación de su tío Anselmo y la sordera del Gobierno local a cargo, en ese entonces, de Oscar Domingo Peppo- por una parte; y por la otra, a Amadeo Salteño (Director de Cultura Aborígen) y Damián Salteño, actual vocal del Idach en Villa Ángela -que desconoce la realidad de la mayor parte de la comunidad aborigen que parece ser una constante de cualquier funcionario que “representa al pueblo” y cobra la decorosa suma de 10.000 pesos según sus propias palabras y esta también parece ser una constante de cualquier funcionario político de cualquier jerarquía- se pudo contrastar la posición de los diferentes actores de la sociedad que, como se dijo antes no es exclusiva de “ese sector”, como dicen algunos.

Además de la información que se reflejó en las dos últimas notas (Nota 1; Nota 2) ,referidas a la situación que denunciaba Ruíz, se recogieron otros datos para ampliar el panorama. En aquella oportunidad Héctor Ruíz reconocía que la única forma de hacer algo por esa realidad era saliendo en los medios: “la única forma es salir en los medios y pidiéndole al pueblo, porque no nos sirve pelearnos entre nosotros, pero ellos saben más o menos como es el tema”.

Se refirió a que la asistencia económica siempre llega para unos pocos (dirigentes y punteros políticos) “porque son políticas, ellos están trabajando en la política y ahí es donde nos matan a nosotros. Acá hay 27 o 30 agentes sanitarios que están estudiado todavía y como están en la política dicen éste sí, éste no, hay una excepción en el medio. Y como yo digo la enfermedad no sabe si sos peronista o si sos radical, cuando te llega te llega”.

Ruíz había mencionado también las diferentes Organizaciones que existen dentro de la Comunidad. Pero atribuyó el fraccionamiento a manipulaciones políticas del Gobierno de turno, tanto local como Provincial y Nacional. Expresó que “los políticos son  los que nos dividen, porque cuando llegan las elecciones dicen “armá un equipo y vamos a hacer así”, después se van a otro lado y dicen “armá otro equipo, armá tu gente y vamos a hacer así” y después vienen otros y arman otro equipo y cuando terminan las elecciones quedan las divisiones. Ellos mismos nos dividen porque les conviene”.

Las fracciones que nombró Héctor Ruíz son El Pastoril, Juan José Paso, Pastoril Central (dirige Damián Salteño), la Asociación MADRE (dirigida por Roberto Manito) y el Movimiento Mocoví (dirige Héctor Ruíz). “la Juan José Paso y El Pastoril tienen el título de propiedad. La Comisión Pastoril Central, que encabeza Damián Salteño, tiene Personería Jurídica pero no tiene título. Porque el título que tiene esta Colonia lo están manejando estas dos Asociaciones: Juan José Paso y El Pastoril. Entonces cuando la Municipalidad da viviendas tienen que negociar con esta gente que tiene el título, si ellos firman sale. Pero ellos negocian”.

La Colonia El Pastoril cuenta con 2.000 habitantes (y más) y la mayoría tiene pensión o asignación. Pero lo que pidió en su oportunidad Héctor a Fernanda Peñalver y a Beto Roszezuk “son herramientas ¿Por qué yo le dije herramientas? porque nosotros queremos trabajar, necesitamos trabajar. Porque el día de mañana cuando nuestros chicos crezcan, en su futuro, necesitamos que aprendan a trabajar. También para que esta gente no diga después que los hermanos no saben trabajar y no es que los aborígenes no sepamos trabajar, no tenemos herramientas para trabajar en la ladrillería”.

Quien está a cargo en la actualidad del área Mocoví –según las palabras de Ruíz- es Beto Roszezukn y “el maneja los fondos que están destinados para el pueblo Mocoví. Peppo mismo me dijo: “cualquier cosa que necesites hablá con Beto y él que me diga lo que vos necesitás”. Este hermano (Anselmo Obregón) tiene cantidad de trabajos hechos que no puede vender. Beto le está tirando a una tía mía 200 pesos y lleva 6 jarrones por mes que cuestan hasta 5 días cada uno, según el tamaño, para armarlos” dijo en aquella oportunidad.

Por su parte, en aquella oportunidad, Amadeo Salteño (Director de Cultura Aborigen) dijo que “hasta lo que yo sé, este hombre tiene resuelta la situación habitacional. Porque hasta donde nosotros sabemos, se le va a dar una vivienda, que dentro de poco se van a comenzar a construir las 15 viviendas que faltan y él está contemplado en esta tanda, que comenzarían a construirse dentro de 15 días”. Pero ya pasaron más de dos meses y ni esto ni lo otro se resolvió, seguramente, por falta de voluntad política. Que también es un comportamiento constante de los diferentes gobiernos que han pasado respecto a los Pueblos Originarios y al pueblo argentino en general.

En cuanto a la situación de Obregón, Damián Salteño dijo que no estaba al tanto. “Lo que pasa es que a veces los dirigentes somos contrarios políticos. Entonces uno se quiere arreglar con su propio grupo”. Esto es lo que devela el daño que produce el fraccionamiento consciente que produce la política capitalista en todo pueblo, en toda comunidad.

Por Cynthia Malagueño.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »