16-01-2013-La educación siempre se pensó para una clase de sujetos, sin tener en cuenta las realidades particulares y colectivas. Hoy la situación está queriendo cambiar y Mario Ruíz, un papá de un niño mocoi dio su visión sobre esta situación.


Mario Ruiz, es padre de uno de los chicos que asiste a la Escuela de Verano de la Escuela Secundaria de la Colonia El Pastoril. En dialogo con Villa Ángela Hoy dijo: “Estuve analizando recién de cómo hablaba el supervisor que en varias escuelas hay necesidades. Creo que acá hay una gran necesidad, porque nosotros manejamos otras lenguas y necesitamos también profundizar más de cómo entender al niño mocoi, porque en realidad hay varias palabras o términos que en la comunidad El Pastoril no se usan y que son en criollo. Nosotros estando en casa, manejamos el idioma nomás, creo que por ahí se atrasan los alumnos porque hay otros dialectos y creo que es una gran idea y proyecto para ir incentivando a los alumnos para que se vayan preparando para marzo si hay que rendir”.

Además explicó “creo que acá hay más trabajo porque hay dos lenguas, porque hay que saber cómo le entran al chico aborigen, con lo cual tienen que tener una capacidad, una sensibilidad y una gran muchedumbre dentro de los profesores. Tienen que tener el sentir de la otra persona tal cual como es. Y el sentimiento es lo que ayuda a entender”.

En ese sentido se preguntó “¿Cómo le ayudo? ¿Cómo le hago entender? Viene mañana y no me entiende, pero pasado puede que sí. Entonces se necesita paciencia, y esa promoción humana de transmitir desde adentro para que aquel nos entienda”.

“En mi caso, se escuchar a grandes profesores, a grandes pensantes, y por ahí me cuesta, ¿cuánto más a un niño que viene creciendo? Por lo tanto aquí se requiere mucha paciencia, es decir hay que mostrarle el camino y no pensar tanto en la parte económica, porque muchas veces se piensa en la plata nomás y no por buscar el sentido”.

Finalmente se refirió a una cuestión actual en el sector de la docencia: “A veces me hace pensar que tantos paros y demás a los chicos se les pasan las ganas de venir. Todo esto tenemos que pensarlo profundamente”.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »