07-02-2013 - La relación entre el Partido Justicialista y sus aliados dentro del Frente Chaco Merece Más tiene sus idas y vueltas. Una de las fuerzas de la coalición, el Frente Grande, viene cuestionando la falta de debate interno en el oficialismo. Uno de sus dirigentes referenciales, Daniel San Cristóbal, confirma que los vínculos no logran ser los óptimos.

“Hay un grupo de cuatro o cinco que creen que pueden conducir todo y después les explotan los problemas”, dice sobre la actitud de algunos jefes del peronismo.

Sin embargo, San Cristóbal reconoce que otros dirigentes del PJ “comprenden la necesidad de la discusión política con los partidos” y dice ver señales alentadoras para la apertura de canales formales de debate y comunicación entre los socios del FCHMM.

En cuanto al papel de Jorge Capitanich, considera que tiende a encerrarse en sus propias decisiones pero que cuando admite otros interlocutores “tiene la capacidad de escuchar y aplicar correcciones”.

Diálogo por recuperar

“Queremos que se reencauce el debate para que el proceso interno, no solamente el electoral, se retome en el frente. Lo que notamos es que por el crecimiento de su imagen, y como era entendible que sucediera, Capitanich concentró más las decisiones y eso fue acompañado de una disminución del diálogo con los partidos”, marcó.

Para el dirigente es importante retomar la discusión interna en la coalición gobernante “porque es evidente que, pese al esfuerzo de algunos funcionarios, el frente se encontró con problemas de gestión, y la discusión política ayudaría a encararlos”.

El Frente Grande tuvo semanas atrás una reunión con Capitanich, compartida con la dirigencia del Partido de la Concertación. Se dio luego de que el FG cuestionara la falta de consulta a los aliados para la definición de cambios en el gabinete y de algunas decisiones electorales, como la candidatura del propio gobernador para la primera senaduría en los comicios de este año.

“Hay señales, como esa reunión o la convocatoria a un congreso amplio, que alientan la idea de que el debate que pedimos se va a reencauzar. También es positivo que ahora tengamos un interlocutor, como Julio Sotelo, aunque todavía hay problemas, principalmente porque el diálogo no es institucional. Se depende de la buena voluntad de los dirigentes o los funcionarios”, planteó.

Autocrítica encapsulada

Los partidos aliados, en ese sentido, tuvieron que ver desde afuera incluso el debate autocrítico que Capitanich inició en diciembre con el duro documento interno que hizo circular por su gabinete y que fue conocido en su totalidad recién esta semana, donde cuestionó la falta de eficiencia en las distintas áreas y hasta habló de corrupción en ciertos sectores de la administración.

“Tampoco en ese debate los partidos tuvimos participación ni hay canales formales de interlocución con los ministerios, por ejemplo. Más allá de que algunos, como los de Salud o Industria, permiten que haya una comunicación permanente con ellos, con otros no sucede así. Es un diálogo que se tiene que institucionalizar”, insistió.

San Cristóbal señaló que “tampoco hay discusión en cuanto a candidaturas y sucesores, lo cual podría no estar mal considerando que todavía falta para las elecciones, pero vemos que mientras tanto otros sí hablan de postulaciones y lanzan nominaciones”.

Para el exdiputado el documento autocrítico redactado por Capitanich en diciembre “tiene muchas cosas que suscribimos”, aunque consideró desafortunada la manera como el gobernador plasmó su diagnóstico de la gestión, ya que hacerlo mediante una circular que pasó por todos sus funcionarios permitió que lo que debía ser una discusión puertas adentro ganara estado público.

“Además, lo que se planteó en ese documento no se condice con las decisiones que se tomaron después, ya que se critica el funcionamiento de áreas que son conducidas por las mismas personas desde hace cinco años y ahora continúan”, apuntó.

“Tampoco compartimos los enroques en el gabinete. No nos parece bien eso de sacar a un funcionario de acá para ponerlo allá, y traer a otro de allá para ponerlo acá. Reconocemos que él, como gobernador, tiene toda la facultad para hacerlo; pero nos hubiera gustado discutirlo antes con el Capitanich dirigente político”, añadió.

Cerrar y peronizar

Cuando NORTE le preguntó si creía que la falta de consulta a los aliados por parte del PJ tiene que ver con una decisión de peronizar la gestión o es un proceso propio de toda gestión por la atención cotidiana de problemas y asuntos oficiales, San Cristóbal respondió que en el caso del Frente Chaco Merece Más “hay un poco de las dos cosas”.

“Algunos comprenden la necesidad de la discusión política con los partidos y otros quieren pejotizar, sobre todo en años electorales. Hay un grupo de cuatro o cinco que creen que pueden conducir todo, aunque después les explotan los problemas”, sostuvo. En cuanto a qué postura asume al propio Capitanich en ese esquema, San Cristóbal opinó que “permanentemente entra en ese juego. Él se guía mucho por las encuestas, y en función de lo que lee en ellas toma las decisiones. A la vez, cuando podemos discutir las cosas con él, es capaz de escuchar y de aplicar correcciones. Por eso es tan necesario un marco de discusión, y vemos como alentador que haya movimientos en esa dirección”.

 

Fuente: diarionorte.com

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »