07-03-2013 - Por SERGIO SCHNEIDER - Hallaron restos en Chaco y creen que son de un joven que estaba desaparecido, está en avanzado estado de descomposición, pero lo reconocieron por la ropa. Faltan los análisis de ADN. La familia acusa a la Policía.

Alejandro Benítez, un joven ladrillero de 24 años que llevaba un mes desaparecido en una localidad del interior del Chaco, fue hallado muerto en un paraje deshabitado próximo al lugar en el que vivía. Su familia renovó las acusaciones a la policía local, convencida de que está involucrada en el trágico desenlace.

De todos modos, todavía resta un análisis de ADN para confirmar que los restos encontrados corresponden al muchacho, ya que el cuerpo fue hallado en un muy avanzado estado de descomposición. Los padres de Benítez, en cambio, descuentan que se trata de él, ya que vestía las prendas y la gorra que Alejandro llevaba la última vez que fue visto con vida.

La dramática noticia convulsionó a Villa Angela, en el sudoeste provincial, donde ocurrieron los hechos. Allí, el 6 de febrero, el joven había sido detenido y llevado a la comisaría por “portación de arma blanca”. Según Aníbal Benítez, su padre, el arresto se debió a que Alejandro llevaba en su mochila un cuchillo doméstico. Pero dijo que era para partir una botella de hielo que también portaba en el mismo bolso.

Cuando el hombre se enteró de la detención, fue a la comisaría y descubrió que Alejandro había sido duramente golpeado. Lo liberaron horas después, pero el 7 de febrero desapareció. Cuando Aníbal quiso denunciar esa circunstancia, los policías no quisieron recibirle la presentación. Recién lo hicieron cuando un gendarme acompañó al padre de Alejandro y exigió que se le tomara su exposición.

A partir de allí, el caso se rodeó de un clima raro. “En la justicia maltrataban al papá de mi hijo, le decían que se calle, que deje de molestar. Acá nadie lo quiso buscar”, dijo esta mañana, quebrada de dolor, la madre del joven.

Los familiares, de humilde condición, se indignaron por la versión que desde la fiscalía de Villa Angela se hizo pública acerca de que Alejandro –si es que los restos son de él- se podría haber suicidado ya que junto a él se halló una sábana “con la que se habría colgado”. “A él lo mataron, tienen que investigar a los policías”, reclamó la mujer.

El subsecretario provincial de Seguridad, Mauro Flores, pidió “ser cuidadosos, porque hay varias teorías. Una es el suicidio, pero también pudo ser un homicidio. Ahora hay que esperar el análisis de ADN para ver si se trata de Alejandro Sebastián Benítez o no”.

La familia Benítez, hacia el mediodía de hoy, inició una marcha, apoyada por cientos de vecinos, para exigir el esclarecimiento del caso.

 

Fuente: movil.clarin.com

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »