"La soberanía alimentaria depende de la semilla".

26-03-2013 - Organizaciones sociales, campesinas, espacios políticos y sindicales, brindaron ayer una conferencia de prensa para defender y respaldar la creación del Instituto Provincial de Semillas (Iprose). La iniciativa legislativa fue presentada la semana pasada por el bloque del Frente Grande, integrado por los diputados Fabricio Bolatti y Daniel Trabalón. Y pretende promover la producción y el uso de la semilla criolla y nativa en Chaco, como forma de vida y en defensa de la soberanía alimentaria.

 

En la sede de Utre CTERA, se dieron cita el diputado Bolatti, quien estuvo acompañado por Daniel Aguirre, secretario General del sindicato de base de la CTERA nacional; Lucía Soria, delegada de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA); Gerardo Martínez, Ana Nicora y María Angélica Kees, de la Corriente Agraria Nacional y Popular (CANPO); Juan Manuel Zacarías de la Federación de Tierra y Vivienda; Ramón Ríos como referente de UPEPROCE y de la Asamblea Campesina Indígena del Norte Argentino (ACINA), además de delegados de UPEPROCH, también organización de pequeños productores.

“La semilla es la base fundamental de la vida de los pueblos”

El primero en tomar la palabra fue el diputado Bolatti, quien ofició de presentador. Explicó que tras varios años de trabajo junto con las organizaciones campesinas, se encontraron con la necesidad de generar una política de Estado activa para la problemática que se planteaba. “En las últimas décadas hemos visto como el negocio de la semilla pasó a ser un negocio de las multinacionales”, indicó haciendo referencia al mayor obstáculo para la agricultura familiar y el pequeño productor. Y fue justamente de esta problemática desde donde surgió la idea de crear el instituto Provincial de la Semilla, con la necesidad de “rescatar la identidad cultural en la producción, la soberanía productiva y la soberanía alimentaria pasa a ser clave en este momento”.

Informó que el proyecto de ley será discutido en comisiones y que la pretensión es que se convoque a un debate donde participen tanto la organizaciones campesinas, aborígenes y criollas, como los funcionarios del gobierno provincial y entidades afines que puedan estar vinculadas a la temática. Explicó que previo a la presentación oficial del texto, durante el trabajo de campo, también se interiorizaron de las distintas experiencias que concretó el gobierno provincial, asociado con algunos productores, avanzando en la reproducción de semillas criollas. Prueba que obtuvieron “muy buenas respuestas”, según indicó. “Incluso ha obtenido semillas en cantidad a un menor costo; menos del 50% de lo que cuesta comprarla. Nos parece una experiencia que va a ser enriquecedora y que puede aportar al proyecto además de lo que los distintos funcionarios de las áreas y las organizaciones puedan aportar”, consideró.

A su turno, Ramón Ríos, precisó que “la semilla es la base fundamental de la vida de los pueblos del interior de Chaco y es la base fundamental de la tierra. La soberanía alimentaria depende de la semilla. Por eso para nosotros es muy importante que salgan estos proyectos en la provincia”.

Producción y provisión

Ana Nicora, delegada de la Canpo, hizo mención a las Ferias de Semillas como un lugar de encuentro de productores que brindó una de las principales herramientas con las que cuenta la agricultura familiar: el intercambio, el asociativismo.

“En la provincia ya se hicieron 12 ferias de semillas pero en el 2001, en Castelli, ya empezamos a hacer los registros. Hoy tenemos un registro de 205 especies de semillas que son nativas, tienen una adecuación a la región, buena producción y sirve de alimentación. Este proyecto es clave porque impulsa una política en cuanto a material genético. Hace que podamos tener mejores semillas, que podamos identificar las semillas de nuestra provincia, y que esa semilla esté en manos de los productores, que no sea una semilla que el día de mañana pueda llevarla determinada multinacional porque vamos a estar rehenes de ellos. La idea es que se registre cada semilla pero que sea propiedad de los agricultores, del Estado, que se pueda compartir una política de producción y de provisión de semillas”, afirmó Nicora.

Aguirre, en tanto, exhortó a defender a los productores de la agricultura familiar repudiando a “las grandes multinacionales, proveedoras de semillas transgénicas, que se quedan con la propiedad y que disponen libremente y a cualquier precio, y con cualquier finalidad, de la producción de estas semillas que deben ser destinadas a alimentar a las personas y no a fines como la producción de biocombustibles”.  

Por último, María Angélica Kees, consideró oportuno aclarar que la semilla, como elemento vital, no debe vincularse sólo al campo. “En realidad son elementos que definen la calidad de vida de todos. Y la movilización tiene que ser mucho más fuerte en los sectores urbanos. Hay que militar. Los docentes son un elemento y un sector absolutamente definitorios porque son los que construyen y reproducen la cultura.  Y también los comunicadores”, concluyó la delegada de la CANPO.

La iniciativa

De aprobarse, el proyecto de ley 619/13 declarara de interés provincial la promoción, obtención, producción y comercialización de las semillas nativas y criollas identificadas y registradas en todo el territorio provincial.

El Iprose garantizaría, a quienes promueven la agricultura familiar (pequeños y medianos productores), el abastecimiento y el registro de semillas. Promovería la utilización de la semilla nativa y criolla para la alimentación, la agricultura, la forestación, la aptitud ornamental y la aplicación industrial; también la investigación del uso y la preservación de la misma. Además, se encargaría del acopio, producción y comercialización garantizando su existencia en cantidad y calidad para su uso.

En otro orden, evitaría la apropiación ilegítima y la falta de reconocimiento sobre las semillas. Garantizaría variedad y diversidad agrícola y fortalecería las redes de intercambio entre productores que defienden, como modelo de vida, la producción ecológica.

La iniciativa legislativa propone también la creación de un Registro de Asociaciones de pequeños y medianos productores que además participarían en el Iprose. De la misma forma, crea el Banco de Semillas, dependiente del Instituto, para garantizar el abastecimiento, producción e identificación de las semillas.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »