05-05-2013-Si a su hijo le acaban de diagnosticar enfermedad celíaca es posible que usted tenga una mezcla de sensaciones. Por un lado, a nadie le gusta saber que su hijo tiene un problema de salud; por otra parte, sentirá alivio al tener finalmente una respuesta a los problemas médicos pasa¬dos del niño.

 

También se sentirá mejor porque se sabe que la enfermedad celíaca se puede tratar, que el daño intestinal derivado se revierte y que el tratamiento no consiste en tomar medicamentos, sino en una alimentación libre de gluten.

Pero… qué es en realidad el gluten?? Se denomina gluten al conjunto de proteínas (proteína= nutriente) presentes en cereales como el trigo, avena, cebada y centeno, y en sus productos derivados (panificados, pastelería, cereales de desayuno, etc., etc.). El gluten aporta estructura a la masa, el “aglutinante” que unifica el producto.

Cuando estas proteínas están presentes en la dieta de una persona con enfermedad celíaca, se vuelven tóxicas y dañan el intestino. Este daño provoca una disminución en la absorción de nutrientes esenciales, afectando la salud integral del individuo.

La enfermedad puede aparecer a cualquier edad y existe un fuerte componente genético de predisposición a padecerla. Los síntomas más característicos de la enfermedad son: distensión y dolor abdominal recurrente; diarrea crónica/constipación; vómitos frecuentes; pérdida de peso involuntario; anemia ferropénica rebelde (no responde a la terapia con hierro); cansancio constante; retraso en el desarrollo o baja estatura en niños; retraso en la pubertad; dolor en articulaciones; sensación de rigidez, falta de flexibilidad o movimiento en las piernas; llagas dentro de la boca; problemas de tiroides; erupciones cutáneas (como sarpullidos); decoloración de los dientes o pérdida del esmalte; pérdida del cabello; infertilidad y abortos involuntarios recurrentes; osteopenia (desmineralización ósea como condición anterior a osteoporosis) u osteoporosis; dolor de cabeza recurrente; trastornos psicológicos como ansiedad, depresión e incluso esquizofrenia; entre otros. En ciertos casos la enfermedad es asintomática, lo cual puede dificultar su diagnóstico.

El tratamiento consiste entonces, en llevar adelante una dieta estricta libre de gluten de por vida; reconstituyéndose así, la función intestinal y su consecuente mejoría de la salud general. Ahora bien, eliminar el gluten completamente de la dieta implica tam¬bién identificar y evitar fuentes menos obvias de gluten como diversas golosinas, hostia de comunión, fiambres, salsas comerciales, medicamentos, caldos y sopas instantáneas, plastilina, pintura de labios, esmalte para uñas, entre otras. Es que estos cereales (T.A.C.C.) se emplean como ingredientes adicionales de muchos alimentos procesados y diversos productos no comestibles.

La proteína del gluten no atraviesa la piel. Sin embargo, es necesario lavarse bien las manos después de tocar plastilina por ejemplo, para evitar la contaminación cruzada de pequeñas partículas tóxicas. Asimismo, la pintura de labios al estar en contacto directo con la boca, es ingerido al cabo de unas horas; afectando de esta manera la integridad de los intestinos, recordando que aunque se ingiera accidentalmente minúscula cantidad de estas proteínas ya resulta nocivo. Este cuidado debe tenerse en cuenta también en el hogar; cuidar la manipulación de los alimentos específicos para el integrante celíaco con respecto a aquellos que no los tienen.

A la hora de hacer las compras, se debe buscar el logo de la espiga tachada dentro de un círculo que indica que tal o cual producto es apto para el consumo de personas celíacas y/o su descripción “Sin T.A.C.C.”. Igualmente hay otras alternativas en reemplazo de los cereales trigo, avena, cebada y centeno; como diversas harinas de arroz y de maíz, fécula de mandioca y de papa, almidón de maíz, quinoa, mijo pelado, arroz común e integral, etc. Además del resto de los alimentos naturales libres de gluten como legumbres, frutas y verduras, carnes, etc.

Se estima que cada 100 argentinos, 1 puede ser celíaco. Por lo tanto, estar informado y hacer un diagnóstico temprano es esencial para una mejor calidad de vida para el paciente, para la familia y para toda la sociedad. En nuestra ciudad ya hay un grupo de personas celíacas formado, coordinado a través de la Secretaría de Medio Ambiente y Municipios Saludables junto a un equipo interdisciplinario de profesionales; donde se realizan reuniones periódicas para difundir el tema y degustación de comidas, considerando que la celiaquía no es ni debería ser un impedimento para un buen desarrollo personal.

Autor: Anali Susel Kwast, Licenciada en Nutrición, MP 3778

Días de atención:

-           Lunes y viernes de 17 a 20 hs; miércoles de 9 a 12 hs. en Sanatorio Sur SRL, Villa Ángela. Tel. 420576 y 422769

-           Sábados de 8 a 12 hs. en Centro Médico-Kinésico, Cnel Du Graty. Cel. 15620756

Mutual: Cosecha Salud

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »