03-07-2013- La calle Nicolás Matienzo había cambiado de nombre hace un año aproximadamente. Pero esta mañana, finalmente llegó el cambio verdadero, con la puesta de los carteles señalizadores, que en principio se colocaron frente a la Iglesia Buenas Nuevas. Con el paso del tiempo, la comunidad se acostumbrará a hablar de “la calle Pastor David Fuertes”.

 

 

Esta mañana, el propio Pastor David Fuertes recibió el mensaje de la señalización de dicha arteria, que ahora lleva su nombre. Lógicamente, fue muy grato para él y su familia ver el reconocimiento social a su trayectoria, a través de un proyecto del concejo deliberante municipal.

Guido Henry Fuertes, hijo del Pastor, dialogo con Villa Ángela Hoy y dijo: “Esto es terminar de concretar este proyecto de casi un año atrás. Es cierto, ya estaba resuelto por el señor intendente, por los concejales y nada más faltaba la frutilla del postre que era señalizar la calle con carteles en las esquinas. Esto para mi papá, para el Pastor y para toda la familia significa mucho que le reconozcan el trabajo de un Pastor Evangélico en vida y me parece que es un gran  honor tener el nombre de una calle y más aún teniendo en cuenta que también sobre la misma arteria está la escuela que es un sueño de todos”.

Si bien, desde el año pasado, la Nicolás Matienzo –en todo su recorrido- había pasado a ser “Pastor David Fuertes”, recién esta mañana, se notó el cambió de manera visible con la puesta de los carteles que indican al transeúnte por qué calle está transitando en la ciudad.

El Pastor Fuertes, por su parte dijo: “La verdad que no lo pensaba ni imaginaba, pero las cosas se han dado y la gente ha entendido así. Por un lado es un orgullo para nosotros, para toda la familia poder tener esto que es como un recordatorio” dijo en referencia al homenaje en su nombre”.

David Fuertes, es un reconocido Pastor Evangélico, no solo en la ciudad, sino en toda la región. “Cuando construimos este templo, todo esto era un desierto, y hoy está todo poblado y damos a gracias a Dios por todo esto” indicó.

En ese sentido, recordó que en 1966 junto con unos pocos colaboradores y visionarios, comenzaron a fuerza de mucho trabajo la construcción del Templo Evangélico, que hoy es uno de los más reconocidos de la región, porque además se han ampliado las zonas de influencia con otros templos en distintas localidades.

Con el paso del tiempo y aplicando la misma fórmula –mucho trabajo-, se inició el sueño de la Escuela, que hoy, a más de 20 años se colocarse el primer ladrillo continúa en ampliaciones y donde ya se ha completado el ciclo educativo desde el Jardín de Infantes, hasta el Terciario o Universitario.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »