08-08-2013- A lo largo de la historia los caminos y rutas siempre fueron importantes, no solo porque acortan las distancias, sino porque permiten la conexión de los pueblos, las culturas y el desarrollo acompañado del progreso. Enrique Urien estuvo aislado durante décadas del desarrollo, incluso en estos años de vacas gordas para todo el país.

El camino a San Cayetano (Las Flores) del lado de Urien hasta la capilla estuvo totalmente bloqueado por malezas durante años y hoy, el nuevo gobierno del pueblo ha decidido limpiarlo y ripiarlo. Para octubre estaría terminado desde Urien a Villa Ángela.

No es poco el mérito, siendo que esta zona parecía condenada a ser solo como lo dijo algún candidato "el patio de atrás de Villa Ángela”  y en esto el peronismo de los alrededores no fue ajeno.

Hay que recordar también, que el gobierno de Peppo poco hizo por la integración. Han sido diez años de gobierno y la incapacidad de los que estaban gobernando con sus asesores sugeridos por el Ingeniero en Urien, sumado a complicidades de generosas pautas publicitarias condenaban a este lugar al olvido.

Sin embargo, con Liliana Pascua y Banegas se termino el tiempo en el que Peppo hacía del poder su emprendimiento particular.

Este camino representa, no solo progreso, sino la salida de Enrique Urien del estancamiento en el que estuvo durante tantos años. Hoy se avizora un importante crecimiento del pueblo, con la generación de fábricas textiles, la construcción de viviendas y de tantos proyectos productivos, deportivos y culturales, porque “en Enrique Urien está todo por hacer”.

A pesar de la crítica situación contable en la que quedó el municipio, luego de una gestión descontrolada y “satánica” como lo había afirmado el Pastor Pérez, hoy el pueblo comienza a despertar y de la mano de Liliana Pascua y las Banderas de Tupac Amaru la comunidad comienza a gritar “si se puede”.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »