El diputado dio un pantallazo del problema que aqueja a toda la provincia del Chaco y el espíritu que tiene la ley que calificó como muy buena pero que no se aplica.

29-09-2013 – El diputado provincial del Frente Grande Fabricio Bolatti hizo una descripción precisa de uno de los mayores problemas que tiene hoy la provincia, la inseguridad y el accionar de la policía en este sentido. Tenemos una ley muy buena en este sentido dijo Bolatti, pero que no se aplica, a la cual el cuerpo policial es reticente también por varias cuestiones que resaltó en esta nota.El diputado dio un pantallazo del problema que aqueja a toda la provincia del Chaco y el espíritu que tiene la ley que calificó como muy buena pero que no se aplica.


Video streaming by Ustream

Comenzó diciendo respecto a este tema el diputado por el Frente Grande, “en seguridad también sacamos una ley muy buena, pero tenemos un retroceso en el cumplimiento de la misma. Tenemos una policía que le falta formación, capacitación, organización, inversión, para de alguna manera prevenir el delito en el territorio provincial.”

Y comentaba Bolatti, “a nosotros nos da más trabajo como legisladores, como espacio político, las denuncias que tenemos como legisladores, más en Resistencia que tenemos contacto diario ahí, por las demandas de detenciones informales, de gente que está detenida sin las garantías que demanda un debido proceso, en algunos casos el maltrato, en otros casos mal procedimiento, es como que nos da más trabajo la policía.”

Reflexionaba también, “creo yo que la policía ante una demanda de inseguridad o que hace la ciudadanía, actúa mal, actúa por ahí con falta de profesionalismo.”

Por otra parte comentó Bolatti, “nosotros tenemos la necesidad de tener una escuela de policía que sea una carrera. Por ejemplo un docente tiene que estudiar cuatro, cinco años para ser docente y tener esa función tan importante y la escuela de policía estamos hablando de seis meses cuando la función es clave en la sociedad, es una persona que trabaja con situaciones complejas, porque todo problema en el que  tiene que intervenir la policía es complejo, entonces tenemos que tender a una profesionalización y a la recuperación del policía como trabajador del Estado y que cambie el rol que tiene en la sociedad para que sea más respetado y reconocido.”

Agregando, “todo esto es un trabajo que fue abandonado en el tiempo y tenemos una lógica de organización y de capacitación de la policía que es la histórica y que no sirve. Tenemos una organización de las comisarías y una cuestión administrativa del contacto del policía o de la comisaría con la ciudadanía inexistente. La ley plantea los foros de seguridad como política para que la comisaría esté en contacto con los vecinos y puedan establecerse mecanismos de cooperación y trabajo conjunto y la policía no quiere saber nada con tener relación con los vecinos, no quieren rendirle cuentas a los vecinos porque su formación, su lógica policial es incompatible con esto.”

Explicaba también, “tenemos una autoridad de control de la policía, que desde la dictadura en adelante, la policía se controlan a sí mismos y en una lógica de obediencia de vida. Es decir, quien es el policía castigado, no el que actuó en contra de la ley o actuó mal, sino el desobediente, al que le mandaron a hacer algo malo y no lo hizo lo castigan por no hacerlo, no por haber hecho algo mal.”

Por lo que agregó, “esta lógica es la que cambia la ley, la que establece un órgano de control con conducción civil, con protocolos de actuación para que el policía sepa cómo tiene que actuar y que sepa que si actúa distinto va a tener consecuencias, en esto no se avanzó para nada, ni se avanza en este órgano de control, por lo tanto todo sigue igual desde una resistencia desde la propia policía. Por lo tanto en lo que es seguridad tenemos que cambiar la lógica del sistema para que podamos tener una policía a la altura de las demandas.”

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »