Se trata de una excepción contemplada en la ley de Educación Superior y dirigida a los mayores de 25 años que quieran iniciar la formación académica. La UNNE lleva registrados 356 alumnos en esas condiciones.

Isabel tiene 44 años, trabaja en un centro de salud y tiene tres hijos adolescentes. Durante mucho tiempo le inquietaba una materia pendiente: el poder estudiar. Quería seguir una carrera universitaria, aunque no hizo la secundaria. El año pasado se preparó para rendir el ingreso en la Carrera de Enfermería, de la Facultad de Medicina. Lo hizo amparada en una excepción de la ley que habilita, previo examen, a iniciar los estudios académicos a quienes no hayan finalizado el nivel medio.

Aprobó el ingreso y hoy, conforma el grueso de 356 alumnos que ingresaron a la Universidad Nacional del Nordeste en estas condiciones.

El Artículo 7 de la Ley de Educación Superior 24.521 establece algunos requisitos para el ingreso a la formación académica pero además, incluye una excepción que permite a las personas mayores de 25 años que no hayan finalizado el ciclo secundario, iniciar alguna carrera universitaria.

El beneficio es amplio y desde su puesta en vigencia, generó - con ciertos altibajos de por medio- mucha expectativa en la comunidad regional.

La Universidad Nacional del Nordeste fue una de las primeras en aplicar la normativa y los registros crecieron de manera paulatina desde 1996, cuando la instrumentó mediante una Resolución del Consejo Superior. Allí, se establecieron las pautas que deben cumplir los postulantes. Entre ellas, rendir exámenes y/o someterse a entrevistas.

Los primeros ingresantes amparados en el Artículo 7, se registraron en la Casa del Sol en el año 1997. Fueron 15 alumnos, distribuidos en diversas carreras.

“Con esta excepción en la norma se abre un abanico de oportunidades para un importante sector de la sociedad que por diversos motivos no pudo finalizar los estudios secundarios pero que tiene deseos de realizar una carrera universitaria”, señaló al respecto el profesor Cristián Piris, Secretario General Académico de la UNNE.

En la mayoría de los casos, dijo que se trata de personas que “por exigencias laborales o cuestiones familiares no lograron culminar la secundaria”.

Aclaró que no todos pueden ingresar, “solo aquellos que demuestra aptitudes y que estén realizando una actividad laboral vinculada con la carrera que pretenden iniciar”.

Desde el año 1997 y hasta el actual, la Unne admitió el ingreso de 356 alumnos que no habían realizado o concluido el ciclo secundario. Más del 80 por ciento de éstos se registraron en la Facultad de Humanidades que ofrece una amplia oferta de profesorados.

La admisión. Los interesados en acogerse a la normativa deben inscribirse en la Facultad elegida. Allí, se le indicará una fecha en la que deberán rendir un examen o bien, tener una entrevista.

“Para estos casos particulares, la Universidad permite el ingreso de los alumnos, previo un examen general o una entrevista o ambas instancias, siempre y cuando sean mayores de 25 de años que tengan antecedentes laborales relacionados con la carrera que escojan”, explicó el profesor Piris.

Las evaluaciones son respecto de conocimientos generales. “Sirve para conocer el nivel que tiene el aspirante y para comprobar si está preparado para iniciar los estudios universitarios y para cursarlos satisfactoriamente”, añadió.

Los exámenes se realizan a través de una Comisión de Docentes que cada Facultad o Instituto conforma específicamente para ello. Este cuerpo tendrá también a su cargo el análisis de los antecedentes presentados por los postulantes a los efectos de determinar el nivel de formación que acrediten acorde con la carrera elegida.

Posteriormente, todos aquellos inscriptos que hayan superado la instancia anterior, adquieren la condición de aspirantes y, como el resto de los alumnos, deberá registrarse en las inscripciones general.

Una vez que ingresan, tienen la misma carga horaria y las exigencias académicas que el resto de los universitarios y esto, muchas veces, juega en contra de las expectativas de los alumnos. Al respecto, el Secretario Académico explicó que “en general, este grupo de estudiantes suele tener cierta dificultad para cursar los estudios académicos” y señaló que eso se debe a que “son casos de personas que por un periodo largo estuvieron alejados del estudio, que trabajan, y por todo esto, les cuesta retomar el hábito del estudio”.

“Si un ingresante normal tiene dificultad de atravesar los primeros años de una carrera, uno que ingresa luego de haber estado muchos años alejado del estudio, sin dudas, le costará más”, puntualizó y aclaró: “Por eso, se le brinda la posibilidad de ingreso, pero una vez que está en carrera las exigencias académicas son las mismas que para un alumno regular”.

Tendencias. Del total de alumnos que ingresaron desde el año 1997 a la fecha, bajo esta condición “excepcional”, el 83.4 por ciento escogió alguna de las carreras de la Facultad de Humanidades, preferentemente los profesorados. En segundo lugar, figura la Facultad de Medicina, con el 7.8 por ciento de la matrícula. En este caso corresponde, en gran parte, a estudiantes que eligieron la carrera de Enfermería.

Otras ofertas en las que registra un número significativo de alumnos son Relaciones Laborales, Arquitectura y Ciencias Exactas, en estas últimas en menor medida.

En las Facultades de Arte, Ciencias Económicas, Derechos y Ciencias Políticas, y Criminalísticas, en estos años hubo entre 1 y 2 alumnos.

Límites. En cuanto a la edad de los postulantes, el único límite es ser mayor de 25 de años. De esta manera, lograron iniciar una carrera universitaria sin tener el nivel secundario finalizado, estudiantes de hasta 69 años. Aunque el promedio de edad a la que ingresan, ronda los 40.

Otro requisito importante son los antecedentes laborales relacionados a la carrera que se escoge. “Esto es muy importante, que los postulantes elijan una Facultad donde se dicta una carrera que tenga que ver con su ocupación laboral actual”, indicó Cristián Piris.

Registros. En el primer año de vigencia de la normativa, ingresaron a la Universidad Nacional del Nordeste 15 alumnos amparados por esa legislación. En el ciclo siguiente, en 1998, se sumaron otros 19 y en 1999, se inscribieron 22.

En el año 2000 la convocatoria fue menor, mientras que en el 2005 fue récord. En ese periodo ingresaron 46 alumnos sin el secundario. También en el 2011 los registros se abultaron con la aprobación para el ingreso de 41 postulantes.

Entre los periodos de inscripción del 2012 y 2013, se contabilizó una menor cantidad de postulantes. Hubo en total 11 nuevos alumnos.

Un oferta especial de la UNNE para su personal

Con el respaldo de la excepción que establece la Ley de Educación Superior en su Artículo 7 -que habilita a los que no finalizaron el nivel secundario a empezar la formación académica-, la Universidad Nacional del Nordeste puso en marcha en el año 2009 una oferta académica destinada al personal No docente. La única condición para el ingreso, es trabajar en la Universidad.

Se trata de la Tecnicatura en Administración y Gestión de Instituciones Universitarias, una carrera destinada a todo el personal No Docente, incluso para aquellos que no culminaron el nivel medio. En la primera cohorte de la carrera, 147 trabajadores de planta recibieron el título profesional.

La carrera Tecnicatura en Administración y Gestión de Instituciones Universitarias (TAGIU) de la UNNE fue creada cumpliendo lineamientos de la política estratégica de la Institución, en pos de la formación de recursos humanos para desempeñarse profesionalmente en la Universidad.

La primera edición de la carrera se inició a mediados de 2009. Ante el éxito de la primera cohorte, se dispuso la reedición de la carrera este año.

Los egresados de la TAGIU reciben un título con perfil orientado al ámbito de la organización universitaria, y pueden intervenir y colaborar como actor institucional clave en los fenómenos complejos que implican la administración y la gestión, de distintos tipo de recursos y espacios.

En ese sentido, los egresados cuentan con conocimientos teóricos y manejo de tecnologías adecuadas para administrar organizaciones universitarias, capacitados para seleccionar herramientas adecuadas para efectivizar el desempeño laboral en instituciones universitarias.

La carrera tiene un Ciclo de Formación General de 8 materias, luego un Ciclo de Formación Específica de 8 materias, y por último un Ciclo de Formación Orientada con tres materias comunes y dos materias orientadas, totalizando 21 materias.

Estas dos últimas materias, llamadas orientadas, corresponden a la orientación “A” de Mantenimiento, Infraestructura y Equipamiento Edilicio; y la orientación “B” de Administración General, que el alumno puede elegir. Cada Orientación tiene dos materias.

Ley de Educación Superior 24.521

ARTICULO 7 - Para ingresar como alumno a las instituciones de nivel superior, se debe haber aprobado el nivel medio o el ciclo polimodal de enseñanza. Excepcionalmente, los mayores de 25 años que no reúnan esa condición, podrán ingresar siempre que demuestren, a través de las evaluaciones que las provincias, la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires o las universidades en su caso establezcan, que tienen preparación y/o experiencia laboral acorde con los estudios que se proponen iniciar, así como aptitudes y conocimientos suficientes para cursarlos satisfactoriamente.

Fuente: Datachaco

Compartir

Comentarios

Roberto

Sigo viendo las muestras de ligereza en nuestros legisladores, nacionales en este caso. Existen numerosas formas para que las personas que no hayan completado su educación secundaria, lo hagan con facilidades realmente importantes. ¿Pero ahora ni siquiera eso tienen que cumplir?? A la Universidad derecho??? Pobre de la calidad de la educación argentina!! Cada día mas bastardeada!!!

Responder a este comentario

manuel

mucha razon en sus palabras Roberto cada dia que pasa la educacion esta mas cerca del piso ,esperemos que no toque fondo

Responder a este comentario

Pe pe pe pe

Ultimo momento!!! Alumnos del secundario, terciario o de la universidad que no hayan terminado sus estudios podran ejercer como medicos , abogados , veterinarios o farmaceuticos y que siga la joda!!!

Responder a este comentario

Soledad

La precarización educativa es una vergüenza, cada vez menos preparación profesional, eso de la inclusión a cualquier precio es demasiado preocupante para todos, menos para los "sres. facilitadores"... Dios protege al Pueblo Argentino!!!

Responder a este comentario

juanchito,

cuanto más pasa el tiempo.,,,, más le damos la razón al tango CAMBALACHE,...!!

Responder a este comentario
Escribir un comentario »