El Gobernador de Chaco, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, en declaraciones a Canal 9 de Resistencia, hizo pública la imposibilidad de su administración de afrontar un salario inicial de $ 8000 para las fuerzas policiales, conforme lo acordara la semana anterior el ministro de Gobierno Marcos Verbeek con los uniformados que habían tomado la sede de la Jefatura de la institución.

Según publica en su página web Radio XXI, el gobierno habría elevado ahora, y estaría siendo analizado por las fuerzas policiales, una nueva propuesta más acorde a las finanzas provinciales: rondaría los $ 6000 de básico inicial. En lo inmediato, a agentes y cabos les otorgarían una bonificación no remunerativa en éste mes de $ 1450, en tanto para el resto de las jerarquías sería de $ 1200. Ambas sumas, se incorporarían al básico recién en enero próximo.

Esta versión si bien no fue confirmada por ninguna de las fuentes oficiales consultadas, tampoco fue desmentida. Invariablemente, las respuestas a la consulta de Diario Chaco al respecto fueron: "Sólo el Gobernador habla de cuestiones vinculadas con temas que impliquen presupuesto".

UN "ACUERDO" SIN RESPALDO

El acuerdo alcanzado en la sede de la Jefatura de Policía en los primeros minutos de la madrugada del martes 10 de diciembre descomprimió el clima de violencia que durante dos jornadas soportó la provincia de Chaco, luego de que un grupo de efectivos se declarara en rebeldía y abandonara sus funciones en reclamo de una postergada recomposición salarial.

La protesta policial se había iniciado en la mañana del domingo 8 de diciembre en Presidencia Roque Sáenz Peña en la sede de la penitenciaría. Se extendió luego por la tarde a ésta capital en la sede de la comisaría Primera y otras de la misma jurisdicción.

Con fuerzas policiales insuficientes en la calle, el domingo por la noche se dieron algunos saqueos. Ya el lunes, los efectivos en protesta se instalaron en la sede de la Jefatura de Policía. Y en la tarde la jornada se tiñó de vandalismo, saqueos y muerte, con dos personas fallecidas -una de ellas el subcomisario Christian Vera-, tras crudos enfrentamientos en la zona sur capitalina entre delincuentes y los pocos policías que se mantenían en funciones.

El conflicto se extendió a otras ciudades siendo Sáenz Peña donde más se sintieron los saqueos y destrozos en la misma noche de lunes.

A esa hora, los ministros de Gobierno y de Desarrollo Social, Marcos Verbeek y Roberto Lugo, mientras buscaban una salida al conflicto -reunidos con los acuartelados en la sede de la jefatura-, quedaron en situación de secuestro en manos policiales ya que no se les permitió abandonar la sede y, según relató luego el Gobernador, vieron amenazada su vida si es que no se accedía a lo que peticionaban.

En ese marco fue que se aceptó el requerimiento de un salario básico inicial de bolsillo de $ 8000. Bacileff Ivanoff se había negado desde el principio a convalidar tal acuerdo ya que implicaría otorgarle valor legal a esa acta-acuerdo. Lo concreto es que lo plasmado en ese papel paró la violencia y permitió que los efectivos policiales volviesen a sus tareas.

Ya en martes, en horas del mediodía, el mandatario chaqueño se dirigió a la población brindando un crudo relato de lo acontecido y, aunque clarificó que no estaba de acuerdo en la presión ejercida por los policías ni en las formas en que se consiguió el mencionado incremento, dijo que respetaría lo que firmó su ministro de Gobierno.

Pero avanzando en los días, se tomó real dimensión de la verdadera implicancia de un salario inicial de bolsillo para los policías de $ 8000. Resultaría impagable, con más los reclamos por efecto dominó del resto de gremios que representan formalmente a las áreas del sector público. De hecho, los primeros en salir a reclamar esos $ 8000 de básico inicial, fueron los docentes.

 

Fuente: diariochaco.com

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »