Una campaña floja se dio en Villa Ángela, con rindes dispares, fundamentalmente bajos y que rondaría un promedio de 600 a 700 kilos por hectárea, con un área de siembra reducida por falta de lluvias.

El delegado del Ministerio de la Producción en Villa Ángela (Chaco), ingeniero agrónomo Raúl Costa, al referirse a este tema, expresó: “La campaña girasolera fue muy irregular, había empezado con muchísimas expectativas la posibilidad de siembra donde pensábamos que se iba a hacer una importante área, pero lamentablemente después de una primer siembra se cortó por completo por falta de lluvias, tal como ocurrió prácticamente en toda la provincia”.

“Algunos chaparrones permitieron siembras tardías y la recuperación de algunos lotes que venían con serios problemas, pero en general significó que se disminuyera muchísimo la siembra de este oleaginoso”, añadió el funcionario.

Agregó que en la zona de Villa Ángela “quedaron tal vez unas 2.000 hectáreas, con rendimientos muy dispares, donde hubo muy pocos lotes con rendimientos buenos o muy buenos, la mayoría por debajo de los 1.000 kilos por hectárea, y muchos lotes de 300, 400 o 500 kilos por hectárea, dentro de lo poco que había estaríamos hablando de un promedio de 600 a 700 kilos por hectárea”.

A esto- dijo- habría que sumarle lo que en principio fueron buenos precios y después se cayeron, aunque ahora repuntaron un poco, pero de cualquier manera no es lo que el productor necesitaba”. De esta manera sostuvo que “fue una campaña muy floja en girasol, un poco el reflejo de lo que ocurrió en la provincia, muchas expectativas de siembra primero, una enorme caída en la superficie después y los rendimientos reflejo de lluvias tardías e irregulares, que no están hablando de un año muy flojo en Villa Ángela, en el Departamento Fontana”.

 

Algodón y soja

“En nuestro caso -expresó el ingeniero Costa- tenemos que destacar que el algodón sigue teniendo una superficie mayor en relación a otros cultivos, además sabemos de que se ha desplazado incluso al norte de Santa Fe, donde se hacen muchas hectáreas”.

Comentó que “los cultivos venían sufriendo un poco los embates de las altas temperaturas, sobre todo las resiembras y siembras más tardías, tal vez no era que le faltaba lluvias sino el fuerte calor que hace siempre que las lluvias terminen siendo insuficientes aunque sean buenas”.

“Este cambio ha hecho que se recuperen, ayudaron estos días nublados con un registro de lluvia bastante parejo, alrededor de 25 milímetros en toda la zona, lo que va a permitir que se mantengan en carrera, en buen estado la mayoría de los algodones”, señaló. “Vamos a ver qué pasa durante lo que resta de enero y febrero, que son meses se caracterizan por tener muy altas temperaturas y no siempre llueve en función de lo que los cultivos necesitan”, dijo.

“En lo que respecta a la soja, también tuvo muchos problemas, hubo una buena cantidad de siembra en diciembre que empezó bien y después los calores, en el caso de las más pequeñas le afectó mucho provocando un retraso en el desarrollo”, dijo.

(Fuente: caa.nearural.com)

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »