Los especialistas del Ministerio de Salud Pública remarcan que la detección temprana de la celiaquía y una dieta adecuada son fundamentales para evitar complicaciones secundarias de esta patología en los niños.

Así, recuerdan la importancia del diagnóstico precoz que está basado en la sospecha clínica a través de los síntomas, en la serología –análisis de sangre- y en la biopsia intestinal.

La celiaquía es una enfermedad hereditaria y autoinmune en la cual hay una intolerancia permanente al gluten, proteína que se encuentra en el trigo, avena, cebada y centeno y productos derivados de estos cuatro cereales. En las personas celíacas, el consumo de alimentos que contienen esta glicoproteína produce una lesión en el intestino delgado que disminuye la capacidad de absorber los nutrientes.

La celiaquía es considerada la enfermedad intestinal crónica más frecuente, se calcula que 1 de cada 100 personas en Argentina es celíaca. Se desconoce su causa exacta, ya que en su patogenia intervienen factores ambientales, genéticos e inmunológicos pero aquellas personas con familiares que padezcan la enfermedad tienen mayores riesgos de padecerla.

 

Síntomas y diagnóstico

La celiaquía puede presentarse en cualquier momento de la vida, desde la lactancia hasta la adultez y suele manifestarse a través de diferentes síntomas y signos según la edad. En los niños la sintomatología se muestra a través de la "diarrea crónica" (síndrome de mala absorción), vómitos reiterados, náuseas, falta de apetito, anemia, marcada distensión abdominal, pelo frágil, defectos en el esmalte dental y formación de hematomas.

Además, el niño tiene aspecto desnutrido, está apático, triste, irritable, desganado y con poca energía. Pueden surgir otros síntomas colaterales indicativos de la celiaquía, como retraso en el crecimiento.

Es importante resaltar que estos síntomas pueden estar causados por otros tipos de enfermedades, por ello, en caso de sospecha los profesionales recomiendan consultar al médico para realizar el diagnóstico.

En primera medida, el diagnóstico serológico se realiza a través del dosaje de anticuerpos específicos en sangre, y un segundo estudio definitivo, consiste en una biopsia intestinal que se debe efectuar antes de iniciar el tratamiento.

 

Tratamiento y dieta

Hasta el presente no existe terapia farmacológica para tratar la enfermedad, así que una vez diagnosticada, la sintomatología se revierte con una dieta estricta de alimentos libres de gluten, que deberá mantenerse de por vida.

Se debe tener especial cuidado con los productos industrializados ya que gran cantidad de estos alimentos habitualmente contienen gluten en su composición, por lo que se sugiere consultar los listados de alimentos y medicamentos aptos. En Argentina los alimentos libres de gluten se identifican con el logo "Sin T.A.C.C." (sin trigo, avena, cebada y centeno).

Los profesionales enfatizan que “el celíaco no es un enfermo, sino una persona con una condición determinada". Con una dieta correcta, segura y permanente, el celíaco, puede alcanzar los niveles nutricionales que había perdido y lograr con ello su total desarrollo físico y neurológico.

En el caso de los niños, pueden consumir alimentos naturales como: frutas, verduras, hortalizas, legumbres y cereales sin gluten (arroz y maíz). Es aconsejable que la dieta incluya además, leche, carnes, pescados y huevos.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »