Saya “nacimos de nuevo con mi compañero”

Gabriel Saya, uno villangelense que por obra del destino le tocó ser uno de los protagonistas del accidente en cadena provocado ayer por un camión en Ruta 16, que se llevó puestos a varios autos, relató sus vivencias.

En comunicación telefónica con la 88.9 La 21 Radio, Gabriel Saya (25), oriundo de Villa Ángela y que trabaja como auditor en la empresa Megatone, relató cómo vivieron con su compañero Juan Guarino (24), esos segundos que se hicieron eternos al ser embestidos por un camión.

“Estábamos parados todos en fila, porque el banderillero nos hizo señas, ya que se están realizando trabajos en la ruta, a la altura del kilómetro cuarenta aproximadamente, por lo tanto me detuve, con las balizas puestas y me desperezaba, cuando veo las luces del camión que se me venían encima de atrás, por lo quela primera reacción fue gritarle a mi acompañante que se prepare porque nos chocaban”, comenzó diciendo.

“Sentimos el impacto muy fuerte y de lleno, porque ni frenó el camión. Nos pega de atrás a nosotros, eso hace que yo choque un Gol que estaba delante de mí y que sale despedido para la izquierda, éste le pega a otro Gol y el tercero a un Corsa y después lo vuelvo a impactar yo al segundo Gol con mi costado y se ve que las ruedas del camión también le pegan, porque estaba bastante destruido ese auto. Yo no tenía control, porque el camión se incrustó en nuestro auto y nos llevaba puestos”, siguió.

“El camión se metió en el auto y nos llevaba. La mitad del auto se aplastó, estábamos en pánico, fueron cinco o seis segundos interminables en los que no sabíamos si no terminábamos aplastados. Pero la mano de Dios nos protegió, es como que nacimos de nuevo. Otro milagro es que, como somos supervisores de la empresa, andamos siempre de sucursal en sucursal, siempre de a tres, pero nuestro compañero estuvo enfermo y no viajó esta vez, gracias a Dios, porque si estaña en el auto, lo aplastaba el camión”, contó.

“Paramos cuando nos llevó hasta los juncos, ahí nos preguntamos con Juan como estamos, dijimos bien, pero ahí me di cuenta que mi puerta estaba atascada, entonces abrió la del acompañante y yo le gritaba que salgamos, por las dudas se pudo iniciar un incendio, así que salimos y nos enterramos hasta las rodillas en el barro, igual corrimos desesperados para salir de ahí, fue una locura”, dijo.

EL CAMIONERO ESTABA DISTRAIDO: “El camionero se hacía el moribundo cuando lo ayudaban a bajar, pero nosotros con mi compañero lo tenemos atragantado todavía, porque ni atinó a frenar, estaba distraído totalmente. Lo peor fue saber que un banderillero vio que estaba mandando mensaje por el celular, y otro automovilista que lo vio en el peaje, también dijo verlo hablando por celular, y mirá lo que pasó, fue negligencia del chofer del camión”, aseguró.

Finalmente Gabriel Saya agradeció a la vida la nueva oportunidad, también al vecino de Villa Ángela de apellido Benito, a quien le encargó que avisara a su papá Roque Saya sobre el accidente, pero que estaba bien, más que nada para que no le llegue mal la noticia a él y sobre todo a su mamá Alicia Inés Fernández, que podía asustarse mucho,  si se enteraba a medias de la noticia

FOTOS: Gabriel Saya

Fuente: Gente de Pueblo

Compartir

Comentarios

nombre

GRACIAS A DIOS QUE NO PASO A MAYORES asi esta la sociedad irresponsable insegura hasta en las rutas por negligencia e impericia de terceros SERA QUE LAS PENAS NUNCA LLEGAN ? O TODO SE ARREGLA PAGANDO UNA MULTA '

Responder a este comentario
Escribir un comentario »