Con la presencia del Embajador Cultural de Villa Ángela, esta mañana se hizo el acto de imposición de nombre a la Escuela de Enseñanza Primaria Nº 1001 “Luis Landriscina”. La institución realizó también un homenaje al villangelense radicado en Buenos Aires.

Estuvieron presentes el Presidente del Instituto de Vivienda, Ing. Domingo Peppo; la Diputada Dra. Mariana Salom y su par Mariel Gersel; concejales de Villa Ángela como el Dr. Raúl Fernández y sus pares Maidana y Raquel Bustos, directivos y docentes de la escuela de otras instituciones y alumnos.

Con mucha ansiedad las directoras de la institución y la comunidad educativa en general esperaban la fecha precisa para realizar el acto de imposición del nombre a la escuela. La escuela hace meses lleva oficialmente el nombre del humorista, pero se estaba esperando el día preciso para hacer el acto protocolar y público, que finalmente llegó esta mañana.

Luego de descubrir la placa con el nuevo nombre en el acceso principal de la institución, se llevó a cabo un acto en reconocimiento al humorista. La Directora Graciela Pino relato una vez como se llegó a la elección para que la Escuela 1001 lleve el nombre de Luis Landriscina. Más tarde, el propio humorista aclaraba “me alegró de que no haya sido una imposición, sino una elección”. Efectivamente, el voto popular de la comunidad educativa lo había elegido a Don Luis entre otros tantos personajes argentinos.

Como toda elección, siempre trae consigo un desacuerdo de algún sector. Desde que se conoció que la escuela 1001 se llamaría “Luis Landriscina” se escucharon y observaron varias opiniones no favorables. Las redes sociales, ese nuevo espacio democrático de expresión se hizo sentir y de alguna manera el Ingeniero Domingo Peppo respondió. “No voy a hablar de la faceta pública y artística de Luis, sino lo que no se conoce” aseguró. Allí relató algunas campañas solidarias realizadas por el humorista a lo largo de los años para juntar elementos, comida y ropa para las familias de los inundados por ejemplo.

Luis Landriscina dio un discurso de unos 18 minutos contando parte de su historia. Desde sus inicios, su niñez feliz en Villa Ángela y la etapa que llegaría después con su consagración y reconocimiento a nivel país como humorista.

Pero más allá de recordar viejos tiempos, Don Luis a sus 78 años les habló a los niños, “al futuro”. Primero reconoció: “les debo mi carrera a las maestras” dijo en referencia al aprendizaje adquirido en la escuela que hoy tiene más responsabilidades que antes. Pero el mensaje más claro fue cuando instó “a los chicos que tienen sueños, a que no los abandonen” y  que les pidió que “persigan las utopías” dijo tomando una ya célebre frase de su amigo, el recordado Dr. René Favaloro.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »