Con la colaboración de una empresa y de un grupo de amigos, la Sra. Eugenia Gallo oriunda de Villa Ángela, pero radicada en Buenos Aires desde hace muchos años logró llevar una importante ayuda a la Colonia El Pastoril. Donó en persona importantes elementos didácticos a la Escuela Primaria Nº 418, y a la Sala de Primeros Auxilios de la comunidad Mocoví.

 

 

En dialogo con Villa Ángela Hoy, Gallo comentó que en agosto estuvo en Villa Ángela circunstancialmente y visitó –como lo hace todos los años- La Colonia El Pastoril con su amigo Héctor Lafuente. En esa oportunidad tuvo contacto con el Director de la Escuela Primaria Nro 418 “Niño Mocovi”, Ricardo Mendoza quien le informó acerca de las necesidades, después habló con Miguel -Agente Sanitario- en la Salita de Primeros Auxilios.

“Y cuando volví a Buenos Aires comencé a llamar a la gente que conozco y que tiene un buen pasar económico y logre que me donaran una (1) Computadora, (1) Ventilador de pie, (1) Silla de Ruedas nueva y gran cantidad de medicamentos; involucre a una empresa que se llama AMAT (Asociación Mutual Argentina de Turismo) quienes compraron una importante cantidad de útiles para la escuela, y también sus asociados colaboraron donando muchos elementos, como (2) televisores, (3) videocaseteras y videos didácticos sobre distintos temas, aros de básquet y pelotas de futbol, gran cantidad de libros, manuales etc. Al mismo tiempo juntamos gran cantidad de ropa, sombreros para el sol, entre otras cosas” comentó con alegría Eugenia Gallo.

Pero la historia de solidaridad no termina ahí, siempre hay muchas personas que colaboran directa o indirectamente. Eugenia Gallo relató que todos los elementos recolectados lo cargaron en un micro de gente de Villa Ángela, que estaba en Buenos Aires haciendo una excursión el fin de semana largo “y yo me vine con ellos y hoy hicimos la entrega”.

La señora manifestó estar “absolutamente feliz porque a la gente, al pueblo Moquit no solo hay que darle, sino también enseñarle. Creo que están por un muy buen camino, con un sistema de educación que lo veo bastante apropiado, hay que trabajar mucho todavía, pero tal vez dentro de unos años su pensamiento va a ser otro y su forma de trabajar va a ser otra, porque todo es cultural”.

En ese sentido resaltó la cantidad de estudiantes. “Veo que hay una gran cantidad de alumnos, porque tienen 200 en la Escuela Secundaria y 314 chicos en la Escuela Primaria. Teniendo en cuenta que la población del pastoril es de 2000 personas, hay 500 chicos que están en el colegio, eso es muy bueno, habla muy bien del director y del plantel de docentes”.

Además destacó que todavía hay otras cosas para mejorar en el Pastoril. “Ellos se manejan con bidones todavía. Esta tarde voy a recorrer la comunidad completa para ver cuáles son las necesidades y que es lo que podemos hacer nosotros” finalizó.

Hay historias que valen la pena contarse. Es necesario destacar el espíritu solidario y la sensibilidad de Eugenia Gallo, quien nació y vivió en Villa Ángela hasta los 15 años cuando partió hacia Buenos Aires. Hija de un productor, contó que en la época de la cosecha “mi padre contrataba mano de obra aborigen de la colonia El Pastoril. Es así que de muy chiquita tuve mucho contacto y afinidad con ellos, estábamos siempre en contacto. Con el paso de los años me fui a vivir a Buenos Aires, pero siempre los recordaba. Cada vez que vine a Villa Ángela los fui a visitar, es más mi marido y mis hijos conocen el Pastoril y ahora que ya no trabajo y mis hijos están grandes, me propuse ayudar y que mejor que a la gente del pastoril” dijo con voz de orgullo.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »