Esta mañana, los periodistas del portal de noticias Gente de Pueblo y Fm “La 21 Radio”, Boris Baluk y Daniel Ruíz se accidentaron cuando viajaban rumbo a Santa Sylvina a cubrir un acto. Tras intentar esquivar una perra, el automóvil Toyota Corolla terminó dando varios vuelcos hasta quedar ruedas arriba en la banquina. Los daños solo fueron materiales. Los colegas en primera persona redactaron la crónica de su propio hecho periodístico.

Sin considerar siquiera la remota posibilidad de un contratiempo, dos trabajadores de prensa cambiaron planes tras el encuentro con una perrita en la ruta.

Esta mañana del lunes 24 de noviembre, salimos con Daniel Ruiz a buscar información regional que sería reflejada en el portal gentedepueblo.com y La 21 Radio, el destino era Santa Sylvina, donde había entrega de viviendas concluidas y confirmación de otras que están en su etapa final, con la presencia del intendente Gustavo Steven y el presidente del IPDUV, Domingo Peppo. Pero a pocos metros del acceso a la “Capital del Gaucho”, estaba esperando la mala sorpresa de un hecho inesperado. El accidente.

Transitando el camino que nos llevaba a Sylvina, observamos a la izquierda, un hombre de a caballo que arriaba un lote de vacunos, sin mayores sorpresas, porque iban en la parte baja del espacio verde. Pero de repente, del grupo de vacas y del lado donde el cuidador las iba guiando de a caballo, salieron dos perros, imprevisto e inesperado hecho, que derivó en un final más feo que lo planeado.

Se cruzó la perrita, pareció dudar, intenté esquivarla (lo que no hay que hacer), pero antes del descontrol del coche, preferí el sacrificio del animal con rotura de la parte frontal del auto, que una cosa peor. La cosa peor vino igual, porque el morder la banquina que tiene piedras, el neumático delantero derecho se desbandó, originando el descontrol de la unidad, un Toyota Corolla, que precisamente se particulariza por ser un auto muy seguro a la hora de este tipo de maniobras.

El reventón del neumático dejó el auto a la deriva, y más allá del freno, volantazos, intentos desesperados, el mismo se cruzó al carril contrario, pintando la ruta con tres marcas negras que se perdieron en el pasto de la banquina, llevando esa mole de metal cas gasta el alambrado, pero con la malísima fortuna, que dio su costado contra un montículo de tierra, de “clavó” y dio una vuelta completa, quedando con las cuatro gomas para arriba, y dos sujetos adentro, Daniel y yo.

La vida pasó en un segundo por la mente, lo increíble, lo inesperado, lo que pensamos que nunca sucedería, estaba ente nosotros, un coche destruido y dos grandotes adentro, viendo que hacer para salir lo más rápido de ahí, previniendo un probable incendio.

Daniel se quitó el cinturón de seguridad, desenganchó el mío, y pasando revista rápida del cuadro, nos preguntamos por el estado de uno y otro, comprobando que estaba todo en orden, emprendimos salida, gracia a Dios una puerta se abrió y fue el portal de egreso.

Salir, ver el esfuerzo material de muchos años hecho un bollo de chapas deformadas, las ruedas para arriba del que lavaste el sábado con dedicación y cuidado, porque es el medio de movilidad que integra una de las herramientas de trabajo y sustento, hacen que mires hacia arriba y preguntes ¿Qué pasó que no me cuidaste?, ¿Dónde estabas hace dos minutos?, pero después, miras tu compañero, te miras, estamos vivos, ilesos, y en la mirada está la respuesta, lo irreparable está intacto, el resto se repara o cambia más tarde o más temprano.

Y luego, las historias se parecen, vino la familia, los amigos, los abrazos, las voces de aliento, las cosas vivas de gente viva que lamenta igual que uno lo perdido, pero también celebra lo que queda, la vida y la oportunidad de salir del coche, subirse a otro vehículo y seguir trabajando, como hizo Daniel. Así nomás es esto, tropiezo, caída, y vuelta a levantarse para seguir haciendo.

Nuestra gratitud con los Bomberos Voluntarios de Santa Sylvina, el oficial Héctor Adrián Blanco, el Municipio que se puso a disposición, Mahico López, Esteban Luna, Patricio Nicoloff Mercado, y los anónimos que pararon a dar una mano para dar vuelta el coche, juntar lo desparramado, contrariamente al dueño de los perros y el ganado, que desesperadamente volvió por donde venía con sus vacas, sin siquiera preguntar qué fue lo que había pasado, por miedo a asumir la propiedad del perro y se le endilguen responsabilidades, lo que no está en mí, hacer.

Me queda el lamento de lo perdido, la satisfacción de las buenas actitudes, y la gratitud que sigamos vivos, enteros y sanos con mi compañero de ruta Daniel Ruiz, con quien contamos, curiosamente, la crónica de nuestro propio accidente.

Boris Baluk  

Fuente: Gente de Pueblo

Compartir

Comentarios

flaco

entre esquivar motos y perros uno transita esa ruta, nadie contola nada, los canas solo salen a coimear gringos

Responder a este comentario

yuli

la policia tiene que labrar 30 actas de multas por dia , si o si , despues es pura coima para ellos , que comparten con los de transporte.. flor de delincuentes son , pero legales obvio..

Responder a este comentario
Escribir un comentario »