Hoy es el Día Internacional del Médico y los profesionales de la salud festejarán este fin de semana en el Círculo Médico. En esta oportunidad, se va reconocer al Dr. Raúl Fernández y la Dra. Mariana Salom por sus 25 años de trabajo. El concejal que tiene la mayor parte de las acciones del Sanatorio Sur S.R.L. relató esta mañana a través de Fm En Contacto 101.7 MHz como hizo que su sueño se haga realidad. A pesar de venir de una familia humilde, logró el ansiado título universitario.

Esta mañana agradeció a la comunidad por permitirle trabajar como médico, “es una vocación que he tenido desde chico, no sé porque, ya que vengo de una familia muy humilde en la cual mi padre tiene 6to grado y viví hasta los 12 años en una casa de barro con piso de tierra, pero yo quería ser médico, se ve que era mi vocación. Hoy puedo ser médico gracias al esfuerzo de mi familia y personal.”

Siguiendo con lo anecdótico de su esfuerzo para llegar a ser doctor decía Fernández, “me fui a estudiar a Corrientes con todos mis sueños e ilusiones y gracias a Dios logre mis objetivos en un tiempo mínimo. Lo pude hacer con una beca que me dio en ese momento la universidad por 5 años y por mi promedio, pude completar mis estudios y ser médico. Me recibí en noviembre del año 1989. También gracias a amigos como Mariana Salom, Dani Montes que podían comprar los libros, yo no podía hacerlo y gracias a ellos también pude llegar. Tampoco me quiero olvidar de Cola Morales quien me ha facilitado sus libros, ya que iba dos años más adelantada que yo y me los facilitaba.”

Por lo que sugiere, “con mucho esfuerzo me he recibido, fui a estudiar sin plata. Esto es lo que quiero decir, que cuando uno quiere puede. He logrado mis objetivos y tengo mucho orgullo ya que gracias al empuje de mi familia, gracias a mis amigos hoy colegas, gracias a los vecinos que de vez en cuando compraban a mi madre algunas cosas que hacía para ayudarme, empanadas, pollos, arrollados de carne, para poder solventar mis gastos allá.”

Además comentaba que, “en las vacaciones cuando terminaba el año, yo venía y trabajaba rasqueteando paredes, pintando bancos, y eso no me hizo ni más ni menos. Me hizo bien, hoy soy una persona que trata de ser solidario con los que menos tienen.”

En este sentido decía, “por eso quiero hoy en este día homenajear a todos aquellos que han hecho posible que yo sea médico,” y agregaba Fernández, “agradezco a Dios esta posibilidad, a mis pacientes que me tiene paciencia, a los vecinos de Villa Ángela, y gracias a Dios la vida me sigue sonriendo. Hoy estoy llevando una empresa muy importante adelante, gracias al acompañamiento de esta comunidad, por eso soy agradecido de todos y agradecido de la vida. Agradezco a mi madre que está viva, a mi padre que está en el cielo y a mis hermanos que están en Villa Ángela y me brindan día a día su apoyo.”

Lo mejor y lo peor de ser médico.

Expresaba que “lo mejor es ayudar en el dolor a aquellas personas que están sufriendo. No se los cura, el paciente se cura solo, uno lo que hace es acompañar. Uno es la ayuda espiritual, una ayuda científica a través de lo que se prescribe, pero nosotros no curamos, Dios solamente puede hacerlo, solamente acompañamos en el dolor.”

Por otro lado señaló que “lo peor es que no se puede disponer de un tiempo para uno, por ahí de lo mejor que uno está por ejemplo en una reunión de amigos, llaman por un amigo, un paciente y hay que ir a atender porque no se puede dejar a esa persona sufriendo. Pero mis amigos me entienden. Por lo que se disfruta estando fuera de Villa Ángela, porque estando acá no se puede dejar de atender a los pacientes, mi familia también aprendió a entender.”

Y en definitiva remarcó que, “por ahí lo mejor es sacar una sonrisa al paciente, con una broma o un chiste, y simplemente eso ya mejora el estado.”

Fuente: Fm En Contacto 101.7 Mhz

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »