El año finaliza sin que la Mesa de Enlace se haya reunido ni que las cuatro entidades que la integran volvieran a pronunciarse en conjunto sobre los temas que afectan al agro, aunque lo hicieron a través del duro pronunciamiento de las siete bolsas de cereales y de comercio en que participan.

Ante la versión que indicaba que la Mesa perdería un sostén con el alejamiento de la Federación Agraria Argentina (FAA) de los cuatro soportes que la conforman con Coninagro, Sociedad Rural Argentina (SRA) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), un sondeo arrojó que no hay muchas posibilidades de que el cuarteto se desbande.

Omar Príncipe, el sucesor de Eduardo Buzzi y nuevo presidente de FAA dijo que “la Mesa de Enlace permanecerá unida, fue y es un instrumento donde las entidades a pesar de pensar distinto para el mismo problema, tiran unidas”.

Ante la probabilidad de que el Ministerio de Agricultura convocara a Federación Agraria sola para mantener una audiencia con su referente, Carlos Casamiquela, Príncipe lo desestimó.

“Es poco probable que suceda un llamado, porque este gobierno habla con los aplaudidores , pero en ese caso, yo convocaría de inmediato al Consejo Directivo de FAA para que resuelva”, dijo.

En tanto, explicó que el equipo de Federación Agraria respalda un pedido de audiencia que le van a enviar al presidente del Banco Nación, cuyo adelanto ya fue entregado durante el tractorazo de Río Tercero (Córdoba), en la filial local del BNA.

Se trata de solicitar al Banco de la Nación que dé marcha atrás con la resolución de quitarle financiamiento a los productores que aún mantengan acopiado grano, lo cual fue ratificado por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Por otra parte, Príncipe aclaró que la estrategia de FAA no pasa por el fortalecimiento de la Mesa de Enlace sino por “darle visibilidad” a la defensa de los pequeños y medianos chacareros a través de movilizaciones y tractorazos como los últimos que realizaron en Casilda (Santa Fe), Villa Ángela (Chaco) y Río Tercero, mientras que los productores de damasco fueron esta semana hasta la Legislatura de la provincia de Mendoza a protestar por el bajo precio.

En tanto, impactó por la fuerza de sus integrantes el pedido de que se suprima el esquema de ROEs (permisos de embarque) que mantienen paralizada la exportación de trigo, y que efectuaron las siete Bolsas, las cuatro de Cereales de Buenos Aires, Bahía Blanca, Córdoba y Entre Ríos y las tres de Comercio de Chaco, Rosario y Santa Fe.

Según narró a Noticias Argentinas, el presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Ricardo Marra, hubo “unanimidad” en la reunión durante se trató la posibilidad de escribir una nota que finalmente fue enviada al ministro Casamiquela y al secretario de Comercio de la Nación, Augusto Cosa.

“En la reunión, las siete Bolsas coincidieron en que la situación del trigo es muy preocupante por el estado de los productores, el sistema de los ROEs ha demostrado que no ha servido, pedimos que deroguen la resolución de la ex Oncca”, manifestó.

Explicó que molineros, semilleros, las cuatro entidades que integran la Mesa de Enlace, exportadores, corredores, acopiadores, aceiteros, semilleros y Casafe, la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes, estuvieron de acuerdo.

De esta coincidencia surgió el párrafo de la carta en la que se expresa que la “campaña triguera 2014/15 se desarrolla, nuevamente, bajo un sistema comercial regido por restricciones a las exportaciones del cereal, lo cual impide el normal y transparente funcionamiento del mercado”.

Cuando se habla de precio del trigo que está muy bajo, significa para Marra “la consecuencia” porque lo que ocurre, de acuerdo con su visión es que “está cerrada la exportación, hay que liberar para que compitan los exportadores con los molineros por la compra del trigo”.

La nota fue entregada el jueves a la noche, y por lo tanto, las Bolsas esperan alguna reacción del gobierno para esta semana signada por los feriados de Navidad.

“Lo que no se intenta, no se logra. No es como otros años, hay muchísimo trigo, los permisos de exportación de la harina también están cerrados, dar con cuenta gotas no sirve”, precisó Marra.

De acuerdo con estimaciones de las Bolsas, entre 2008 y el 2014 la cadena de valor del trigo ha visto reducir su aporte al PBI del 2,5% al 1,9%, es decir en más de 2500 millones de dólares y así lo hicieron saber.

“Adicionalmente, la reducción del área sembrada de este importante cereal no sólo presiona sobre la sustentabilidad del sistema agrícola argentino, sino que también ocasiona que nuestro país ya no sea el mayor abastecedor de trigo a Brasil, nuestro tradicional mercado de exportación, lugar que ocupa actualmente Estados Unidos”, dijeron.

Sostuvieron: “En lo concreto, desde el punto de vista técnico, para el logro de los objetivos enunciados, sería imprescindible la derogación de la Resolución 543/2008 (ex ONCCA).

Consideran que “bajo este esquema no se pondrá en riesgo el abastecimiento interno ni los precios de los productos de la canasta básica derivados del trigo”.

 

Fuente: diariodemocracia.com

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »