La difusión hecha por NORTE sobre un plan re-reeleccionista dirigido a que Jorge Capitanich pueda disputar en las elecciones de este año un tercer mandato como gobernador, merced a un acuerdo entre el peronismo y un sector del radicalismo, hizo que los pocos dirigentes que sabían de esas tratativas se cerraran a cualquier consulta periodística sobre el tema y que el resto se pusiera de inmediato a confirmar por sus propios medios la veracidad de la historia.

En ese silencioso revuelo, lo que quedó a la vista es que las mayores dificultades para concretar el plan se encuentran en la UCR, ya que las reacciones que vienen produciéndose puertas adentro dejaron en claro a los sectores acuerdistas que el costo político de favorecer una eventual reelección de Capitanich será altísimo.

“Es una marca que no nos podríamos sacar nunca”, admitía ayer una figura de Convergencia Social, de las pocas que sabía de la gestación de un pacto interpartidario desde una semana antes de la publicación de NORTE.

Todos en off

La fuente confirmó que la idea fue armándose rápidamente entre el núcleo íntimo de Capitanich y el de Angel Rozas, el líder de Convergencia Social. Hubo varias conversaciones y al menos una reunión en Buenos Aires. Por el lado del radicalismo, buena parte de la construcción del acuerdo estuvo en manos de un diputado provincial de buena llegada a la bancada legislativa peronista. 
Por el lado del justicialismo, los datos sobre el diálogo abierto también llegaron al resto de la estructura dirigencial de manera restrictiva y selecta. “La idea está, es una alternativa”, admitió un exlegislador que mantiene relación fluida con Capitanich. “Pero es algo tentativo, no una decisión tomada”, aclaró. “Hubo consultas un tiempo atrás, pero después se dejó de hablar, no me da la impresión de que eso siga en pie”, sostuvo, sin embargo, una figura parlamentaria. Un intendente recibió la consulta de NORTE minimizando la noticia: “Es una operación política”, definió, pero pidió que toda la charla se mantuviera en estricto off the record.

De acuerdo con la información que pudo recabar este diario, el pacto entre coquistas y rozistas, impensado poco tiempo atrás, tiene como común denominador el objetivo de impedir que Aída Ayala gane las elecciones para gobernador. Las encuestas la dan arriba hasta ahora en la intención de voto, pero con un porcentaje importante de indecisos y con la ventaja de ser prácticamente la única candidata radical conocida, frente a un lote de una docena de precandidatos peronistas que dispersan en exceso el voto oficialista.

A cambio del apoyo a una reforma constitucional que permita la candidatura de Capitanich, los radicales acuerdistas recibirían el compromiso de ocupar lugares importantes en el nuevo gobierno (siempre y cuando Capitanich ganara) como parte de una administración “abierta” que mejore la convivencia democrática en la provincia.

 

¿Play o stop?

Si el plan se sincerara y sus protagonistas lo hicieran público, Capitanich y Rozas seguramente deberían soportar objeciones y reproches variados. En el caso del actual jefe de Gabinete, le enrostrarían que en varias ocasiones había prometido no forzar a una reforma constitucional por una nueva candidatura. En cuanto a Rozas, sin dudas muchos radicales lo considerarían desleal para con el partido.

En descargo, Capitanich podría -hacia adentro del partido- argumentar que la superpoblación de candidatos ponía en riesgo la continuidad en el poder y -hacia afuera- que el acuerdo permitiría mejorar el funcionamiento institucional. Rozas, a su vez, tiene el antecedente del Pacto de Olivos, con el que Raúl Alfonsín desbloqueó las chances de Carlos Menem de ser reelecto y a cambio logró que a la Constitución Nacional se incorporaran varios artículos que significaron -también en materia institucional- avances importantes.

Pero la difusión de las tratativas dejó a ambos en condiciones de medir mejor las probables repercusiones y costos políticos. Por eso, y más allá de las otras dificultades que afronta el proyecto (como la poca disponibilidad de tiempo para ejecutar los cambios necesarios -ver aparte-), en los próximos días se sabrá si los actores centrales deciden, ante la película que iniciaron, apretar la tecla de play o la de stop.

 

Zdero: “Es algo que no parece tener certeza”

En la UCR algunos declaran sorpresa por la noticia sobre la posibilidad de una reforma constitucional que habilite a Jorge Capitanich a que pueda presentarse por tercera vez consecutiva como candidato a gobernador. El jefe de gabinete municipal de Resistencia, Leandro Zdero, descartó “alguna posibilidad de apoyo desde la Unión Cívica Radical”.

El también precandidato a intendente sostuvo: “es algo que no parece tener certeza. No niego la veracidad de la versión periodística. La cuestión es que nadie salió a plantear públicamente el asunto como un objetivo político inmediato y entiendo que lo que no sobra, para un hipotético caso, es tiempo. No suena creíble”.

 

La trama

Utilizada la vía de la reforma de un artículo de la Constitución por parte de la Legislatura queda la posibilidad de que se sancione una ley que declare la reforma constitucional y el Partido Justicialista y aliados del Frente para la Victoria no alcanzan los votos necesarios para hacerla.

El oficialismo debe sumar al menos a tres legisladores radicales para llegar al número mágico de 24 voluntades dispuestas a votar una ley que declare la necesidad de la reforma y que a partir de ahí se active el mecanismo de convocatoria a elección de constituyentes, se reforme efectivamente la cláusula en cuestión y se libere el impedimento existente.

Al respecto y por otros temas que se pueden vincular, Zdero dijo: “no voy a especular sobre algo que no tiene existencia. No voy a opinar sobre una versión que podrá ser seria pero es un tema del que en el partido y la coalición gobernante nadie habla ni dice nada. No puedo oponerme a lo que no existe. Hoy esa alternativa no es un dato de la realidad”.

Además, no lo dijo el funcionario radical pero si “todo estuviera acordado” y la reforma se concreta con diferentes argumentos se podría buscar su nulidad por diferentes vías judiciales dado que son varios los pasos que se deben concretar de aquí al 3 de abril en un proceso electoral que hoy no tiene habilitada esa posibilidad.

 

El tiempo, principal enemigo

Tomando en cuenta que hay un cronograma electoral en marcha y que el 3 de abril deben presentarse las listas que competirán en las PASO, la suerte para modificar la Constitución provincial y habilitar un tercer mandato de Jorge Capitanich como gobernador está echada, a menos que volviera a modificarse el calendario definido para los comicios de este año.

En el caso de que un grupo intente habitar una re-reelección por esta vía debiera convocar inmediatamente a una sesión extraordinaria que --entre otras normas-- apruebe un proyecto que declare la necesidad de reformar la Constitución.

En ese caso se necesitaría que 24 legisladores apoyen la normativa y así se podría llamar a una convención constituyente. También es cierto que con el apoyo de los dos tercios la necesidad de reforma debe consultarse al electorado.

Pero como los plazos son expeditivos la única forma sería que 24 legisladores aprueben una iniciativa de este tipo y en ese caso se deberán analizar los plazos, dado que en la Constitución provincial no está aclarado si hay plazos especiales. Varios especialistas mencionaron que el proceso podría dar lugar a múltiples recursos judiciales que frenarían cualquier intento de hacer una elección antes de las PASO prevista para mayo.

También determinaron que sería necesario analizar qué pasos demandaría la convocatoria a una elección constituyente que además debería aprobar una reforma poco antes de la fecha establecida para las PASO.

Otro elemento para tomar en cuenta es que el oficialismo, si consiguiera todos los requisitos que necesita para convocar a una convención, requeriría el apoyo de la sociedad chaqueña para ganar la elección que le abriría las puertas a un tercer mandato.

Por otra parte, algunas fuentes legislativas mencionaron que tampoco está descartado avanzar con otro esquema alternativo para habilitar un nuevo mandato, pero en todos los casos nadie puede asegurar que el resultado favorable a Jorge Capitanich llegue antes de que venza el plazo para presentar listas.

“Hoy el principal escollo para buscar una re-reelección es que está vigente un cronograma que no se puede alterar nuevamente, las elecciones primarias están convocadas con un calendario que está firme”, explicaron.

 

Sin movimientos en el frente legislativo

Por otra parte, tomando en cuenta la necesidad de aprobar en forma expeditiva una convención constituyente, la Cámara de Diputados debería convocarse en forma extraordinaria. Y para eso necesitan que el cuerpo convoque a sesiones extraordinarias o que el llamado surja del Poder Ejecutivo. En ese sentido, hasta ayer no había novedades de convocatoria alguna para estas fechas.

Además durante el período de extraordinarias sólo se podrán tocar los temas que forman parte de la convocatoria y aquellos que consigan el aval de al menos once legisladores, que serán sometidos a la aprobación del plenario para formar parte del debate.

Incluso a la fecha muchos legisladores no están en la ciudad por lo que se necesitaría ubicarlos a todos y negociar una fecha en la que podrían estar presentes los 32 diputados, en realidad se necesitarían al menos 24 presentes.

Algunos peronistas aseguraron que no estaba previsto reunirse en enero por lo que por el momento el oficialismo aún no podría asegurar el quórum mínimo para abrir el debate en el recinto.

Por lo que al menos necesitarían una semana para juntar a todos los legisladores y recién entonces realizar la convocatoria que demoraría unos días más. Prácticamente sin tiempo para presentar una propuesta política.

En razón de esas circunstancias, todo indica que quienes impulsan el plan para una re-re, si realmente estuvieran decididos a concretarlo, tienen un margen escasísimo de tiempo para mover sus fichas.

Fuente: Diario Norte

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »