Se quedará dos días y desarrollará una nutrida agenda política en la que tomará contacto con distintos sectores.

Mauricio Macri llegará al Chaco hoy para estimular el clima de campaña que necesita fomentar en el interior del país. Y lo hará de la mano de la candidata a gobernadora mejor posicionada, Aída Ayala, quien tendrá así una nueva oportunidad de mostrar su buena relación con los presidenciables en condiciones de derrotar al kirchnerismo en una segunda vuelta.

El jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires se quedará dos días en territorio chaqueño y desarrollará una nutrida agenda política en la que tomará contacto con distintos sectores de la sociedad chaqueña para dialogar cara a cara con los vecinos de Resistencia y otras ciudades mediante un clásico en su estrategia proselitista: el timbreo para ser recibido por la gente en situaciones de espontaneidad total.

Macri llegará después de pasar por Córdoba, donde levantará la mano de Oscar  Aguad (el candidato a la Gobernación de la Docta por la triple alianza de la UCR , el PRO y el partido de Luis Juez), en una demostración pública de la comunión de ideas con el radicalismo con la que buscará contrarrestar la crítica según la actual el acuerdo con el partido de Alem no es nada más que un matrimonio electoral de coyuntura, por conveniencia.

En ese sentido, Aída Ayala tiene claro que su propuesta se potencia al asociarse a la propuesta presidencial de Macri (como también al de Sergio Massa), por lo que se descuenta que estará a la altura de las circunstancias a pesar de que el PRO lleva listas municipales propias en Resistencia, Sáenz Peña, Villa Angela, Castelli y Puerto Barranqueras.

Su agenda de reuniones incluye encuentros con todos los candidatos del PRO en un contexto que el propio Macri no imaginaba hace pocos meses: gracias a su alianza con el radicalismo, que en la provincia incluye el plus de la candidatura de Aída, su partido logra una representación propia disponible para el 60% del electorado provincial. Es la estructura que el PRO necesitaba para hacerse fuerte en el mapa territorial del interior argentino.

Desde la óptica de la intendenta resistenciana la sociedad política con el macrismo también genera interesantes dividendos. La principal candidata opositora a la Gobernación del Chaco aparece flanqueada por los dos candidatos no kirchneristas a la Presidencia, una alianza ideal que de haberse replicado en el orden nacional hubiera significado la derrota anticipada del candidato K, Daniel Scioli.

No obstante, aunque separados, las candidaturas presidenciales de Massa y Macri generan expectativas en función a que el sistema de doble vuelta conlleva a la posibilidad de que se reedite el escenario de 2003, cuando Carlos Menem se vio obligado a renunciar al balotaje ante la evidencia de una derrota segura a manos de Néstor Kirchner. Ese es el mayor peligro para Scioli, quien difícilmente supere el 36% en primera vuelta.

Fuente: Diario La Voz del Chaco

Compartir

Comentarios

PABLO

PERO AIDA, ESTA CON MACRI O CON MASSA. DECIDITE MUJER.

Responder a este comentario
Escribir un comentario »